Notícia

E-Health Reporter Latin America

Wheelie: la primera silla de ruedas con control facial

Publicado em 23 janeiro 2019

Hay personas tetraplégicas, víctimas de enfermedades neurodegenerativas, entre otras, que usan silla de ruedas pero no poseen coordinación en las manos. Estas personas no pueden mover el joystick de una silla de ruedas motorizadas, por lo que dependen de sus familiares y cuidadores como principal fuente de movilidad.

Para estas personas, ya existen algunas tecnologías que permiten devolver cierta autonomía, sin embargo implican la colocación de sensores en el cuerpo. Son invasivas y a veces ineficientes.

Pensando en esta problemática, se creó Wheelie, un sistema que detecta expresiones faciales tales como sonreír, besar o levantar las cejas, sin necesidad de sensores o entrenamientos corporales, y las traduce en comandos para maniobrar una silla de ruedas en tiempo real.

Wheelie no es una silla de ruedas, sino un kit, que contiene todo lo que se necesita para adaptar una silla de ruedas motorizada común y controlarla usando expresiones faciales. El kit, denominado “Wheelie 7? porque en sólo 7 minutos se instala, consta de un manual de instrucciones y reconoce hasta 9 expresiones faciales.

Además, el sistema preve cuando la persona va a toser, estornudar y bostezar, deshabilitándose temporalmente, así como también cuando se está conversando con alguien.

Wheelie fue creado por HOOBOX Robotics una startup con sede en São Paulo fundada en 2016 por el Dr. Paulo Gurgel Pinheiro (Cofundador y CEO) junto con Cláudio Pinheiro (Co-fundador y COO).

HOOBOX comenzó a desarrollar el primer programa de computadora capaz de traducir expresiones faciales en comandos para controlar una silla de ruedas a partir de una idea de Paulo, quien al terminar su pos-doctorado estaba trabajando en el desarrollo de una tecnología que analizara las expresiones faciales y el movimiento de ojos de los pilotos durante una misión (para descubrir su grado de concentración y esfuerzo).

Entonces pensó que la misma tecnología de monitoreo facial podía ser aplicada para mejorar la vida de personas con discapacidades y empezó a trabajar en el proyecto.

En 2018, la startup se mudó a Houston para ser incubada en JLABS @ TMC (laboratorio de innovación de Johnson & Johnson) como parte de su proceso de internacionalización y su puesta en marcha fue invertida por el Hospital Israelita Albert Einstein. Además recaudó más de $ 300,000 en subvenciones de la FAPESP (Fundación de Investigación de São Paulo).

En la actualidad, el equipo de HOOBOX está formado por ingenieros, científicos, médicos y fisioterapeutas.

Fuente: http://www.hoo-box.com