Notícia

NCYT Amazings (Espanha)

Una nueva molécula exhibe una acción potente y selectiva contra tumores de ovarios

Publicado em 03 fevereiro 2020

Un grupo de científicos coordinado por un investigador del Instituto de Química de São Carlos de la Universidad de São Paulo (IQSC-USP), en Brasil, ha desarrollado un nuevo compuesto a base de paladio, un metal blanco plateado perteneciente al mismo grupo del platino que actúa contra células de tumores de ovarios sin efectos sobre el tejido sano.

Esta molécula tiene acción más selectiva y potente in vitro que el cisplatino, un fármaco a base de platino utilizado en el tratamiento actual. Asimismo, posee la ventaja de ser efectiva contra los tumores ováricos resistentes al propio cisplatino, muy usado aún en el tratamiento contra otros tipos de cáncer: de testículos, de vejiga y de cabeza y cuello.

El artículo al respecto, suscrito por investigadores de Brasil, el Reino Unido e Italia, salió publicado en la revista Dalton Transactions y apareció destacado en la portada de dicha publicación. La investigación contó con el apoyo de la FAPESP - Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo.

“El cisplatino es un quimioterapéutico sumamente eficiente contra este tipo de tumores, que suelen ser bastante agresivos y debe combatírselos rápidamente. Sin embargo, el tratamiento puede presentar efectos colaterales muy severos, fundamentalmente en los riñones, el sistema nervioso y la audición. Sucede que esta molécula no es muy selectiva, es decir, afecta también a las células sanas”, dijo Victor Marcelo Deflon, docente del IQSC-USP y coordinador del proyecto.

Este trabajo se concretó en el marco del doctorado de Carolina Gonçalves Oliveira, quien actualmente es docente del Instituto de Química de la Universidad Federal de Uberlândia (UFU), en Brasil.

Tal como lo explicaron los investigadores, los compuestos de paladio son metabolizados en forma muy rápida cuando entran en el organismo humano, lo que dificulta su penetración en las células tumorales y su llegada al blanco molecular. Para hacer factible su uso en el tratamiento contra el cáncer, por ende, se hizo necesario desarrollar moléculas capaces de formar especies más estables conteniendo el metal.

El grupo elaboró una serie de complejos a base de platino y paladio. Luego de testear las diversas combinaciones, los científicos identificaron dos que, además de paladio, contienen compuestos denominados tiosemicarbazonas, pertenecientes a un tipo de compuestos que promueven el efecto estabilizador. Las estructuras químicas de los mismos se caracterizaron mediante el empleo de una técnica conocida como difracción de rayos X, que consiste en observar de qué manera el material difracta la radiación que se emite sobre él.

Se conocen algunos compuestos del tipo de las tiosemicarbazonas por su actuación en las llamadas topoisomerasas, enzimas presentes en tumores que participan en el proceso de replicación del ADN y que, por ende, constituyen un blanco potencial de los fármacos quimioterapéuticos.

En tanto, el cisplatino actúa directamente en el ADN provocándole alteraciones estructurales, que a su vez impiden que la célula tumoral lo pueda copiar. “Son blancos distintos, pero tanto el cisplatino como los compuestos de paladio inhiben el proceso de división celular del tumor”, explicó Deflon.

El complejo 1, tal el nombre que se le dio a la combinación más prometedora de paladio y tiosemicarbazonas, actúa directamente sobre las topoisomerasas. En pruebas que el grupo realizó en cultivos de células tumorales, se verificó que el 70% del complejo atraviesa la membrana de las células tumorales en 24 horas. La mayor parte se deposita en el citoesqueleto, una estructura compuesta por diversos filamentos en el interior de las células. Una pequeña parte del complejo, de alrededor del 3%, ingresa en el núcleo. En los compuestos de platino que se emplean actualmente, una concentración aún menor de platino es capaz de internarse en el núcleo.

Asimismo, el complejo 1 posee una acción más de dos veces superior contra las células tumorales normalmente resistentes al cisplatino. Al mismo tiempo, no afecta a las células sanas. Esta característica selectiva puede asegurar una menor toxicidad de la molécula, evitando así los efectos colaterales de los actuales tratamientos.

A su vez, el complejo 2 es más selectivo que el cisplatino. Así y todo, su acción solo es más efectiva contra una variedad de células tumorales también sensibles al cisplatino. Esto constituye una evidencia de que su mecanismo de acción quizá sea el mismo que el del cisplatino, aunque deberían realizarse nuevas pruebas para comprobar tal hipótesis. Aparte, tan solo el 18% del complejo atraviesa la membrana de la célula tumoral.

Los investigadores apuntan ahora a desarrollar versiones aún más eficientes del complejo 1. La idea es obtener una molécula que pueda testearse en modelos animales con mayores probabilidades éxito. Solo después de las pruebas exitosas en esos modelos, la molécula podría aplicarse en ensayos clínicos.

(Fuente: AGENCIA FAPESP/DICYT)

Essa notícia também repercutiu nos veículos:
Con La Gente Noticias (Argentina)