Notícia

Mundo Agropecuario (Venezuela)

Un estudio vincula el riesgo de malaria en los puntos críticos de deforestación con la demanda de productos agrícolas

Publicado em 07 junho 2020

Por FAPESP

Un artículo publicado recientemente en Nature Communications es el primero en mostrar una conexión entre la demanda de ciertos productos agrícolas por parte de ciertos países desarrollados y el creciente riesgo de malaria en los países que suministran esos productos. 

El estudio fue realizado por científicos afiliados a la Escuela de Salud Pública de la Universidad de São Paulo (FSP-USP) en Brasil y colegas de la Universidad de Sydney en Australia.

Según el artículo, aproximadamente el 20% del riesgo de malaria en los puntos críticos de deforestación se debe a comercio internacional de bienes como madera, productos de madera, tabaco, cacao, café y algodón.

Los investigadores utilizaron datos para el período 2000-2015. Maria Anice Mureb Sallum, profesora de FSP-USP, y su Ph.D. desarrollaron la metodología, que correlaciona las rutas del comercio mundial con los datos sobre la pérdida de la cubierta forestal en los países exportadores de productos agrícolas donde se produce la malaria. estudiante Leonardo Suveges Moreira Chaves, el primer autor del artículo, en colaboración con Manfred Lenzen, profesor de la Universidad de Sydney, y su grupo de investigación.

«Lenzen mantiene una base de datos sobre comercio internacional que cubre 189 países y fuentes como la Organización Mundial de Comercio y el Banco Mundial, entre otros», dijo Sallum. «Sabemos por los datos quién vende qué y dónde, a quién le venden, quién procesa los productos básicos y dónde se consumen los productos finales procesados. Por ejemplo, ciertos países compran cacao, producen chocolate y exportan al resto del mundo Todos los enlaces en el cadena de suministro fueron tomados en cuenta».

Según Suveges, Lenzen y su grupo analizaron más de mil millones de rutas de comercio de productos básicos utilizando computación de alto rendimiento. «La incidencia de la malaria se correlaciona estrechamente con el cambio de paisaje debido a la deforestación, lo que favorece la proliferación de vectores y expone a las comunidades humanas a estos insectos», explicó Suveges. «Entonces, atribuimos parte del número total de casos de malaria a la deforestación y lo llamamos ‘riesgo de malaria’, es decir, cuántos casos habría en presencia de deforestación pero en ausencia de intervenciones de salud pública para controlar la enfermedad, como «Mosquitera impregnada de insecticida y tratamiento farmacológico basado en artemisinina. Parte de este riesgo está asociado con el comercio mundial de productos básicos».

Los investigadores seleccionaron los países que tenían casos de puntos críticos de malaria y deforestación y tabularon este conjunto de datos con datos de la cadena de suministro de productos, particularmente para los destinos finales de los productos en cuestión. Llegaron a la conclusión de que el 10% del riesgo de malaria relacionado con la deforestación estaba asociado con diez países que importan estos productos: Alemania, Estados Unidos, Japón, China, Reino Unido, Francia, Italia, España, Países Bajos y Bélgica.

La demanda de ciertos productos básicos en estos países puede exacerbar el riesgo de malaria para 10,7 millones de personas en los países exportadores netos de bajos ingresos, principalmente en el África subsahariana.

Riesgo de malaria por números

El riesgo de malaria relacionado con la deforestación, según lo definido por los investigadores, fue más alto en Nigeria, correspondiendo a 5.98 millones de casos en 2015. Esto se debió en parte a las exportaciones de madera a China (USD 332 millones en 2015) y las exportaciones de granos de cacao a Países Bajos (USD 334 millones), Alemania (USD 72 millones) y Bélgica, Francia, España e Italia (USD 35 millones), así como las exportaciones de carbón vegetal a Europa (USD 35 millones).

Luego vino Tanzania, con 5,66 millones de personas en riesgo de malaria relacionada con la deforestación en 2015, en parte debido a las exportaciones de tabaco crudo a Europa y Asia (USD 344 millones), algodón crudo al sudeste asiático (USD 41 millones) y madera aserrada a India (USD 20 millones).

Uganda tuvo 5,49 millones de casos de riesgo de malaria vinculados a la deforestación, potencialmente impulsados ??por las exportaciones de café crudo a Italia (USD 88 millones en 2015), Alemania (USD 63 millones), Bélgica (USD 40 millones), Estados Unidos y España (USD 21 millones cada uno) y, en menor medida, por exportaciones de algodón crudo al sur y sudeste de Asia (USD 15 millones).

Finalmente, los autores escriben que la malaria relacionada con la deforestación en Camerún (5,49 millones de casos de riesgo) podría estar relacionada con las exportaciones de cacao a los Países Bajos (USD 300 millones), España, Bélgica, Francia y Alemania (en total USD 79 millones en 2015), madera en bruto a China (USD 175 millones) y madera aserrada a China, Bélgica, Italia, Estados Unidos y muchos otros destinos (en total USD 440 millones).

Según el artículo, otros países con altos niveles de riesgo de malaria relacionado con la deforestación fueron (en orden descendente) RD Congo, India, Zambia, Myanmar, la República Centroafricana y Burundi. Su principal socio comercial era China, a la que exportaban principalmente madera.

En una nota complementaria al artículo, los autores agregan que las importaciones chinas de productos básicos en 2015 representaron 1.7 millones de casos de malaria en países donde la deforestación está vinculada a la producción y exportación de los productos en cuestión. Luego vinieron las importaciones de Alemania, que representaron 1,5 millones de casos, seguidos de Japón (986,000), Estados Unidos (770,000), Reino Unido (815,000), Italia (595,000), Países Bajos (581,000), España (466,000), Francia (463,000) y Bélgica (361,000).

Compensación insuficiente

«Es sorprendente que Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania y Japón, algunos de los principales importadores de productos relacionados con la malaria, brinden apoyo financiero para los programas de control de la malaria, especialmente en África subsahariana», dijo Suveges.

Sin embargo, los números no suman. En 2017, la inversión mundial en control y prevención de la malaria ascendió a USD 3.200 millones, con donantes de altos ingresos que proporcionaron el 72%. Sin embargo, los autores escriben que los países endémicos de malaria tenían el 28% del total, que era menos de la mitad de lo que se requería para reducir las tasas de morbilidad y mortalidad por malaria en línea con el Objetivo de Salud 3.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos para 2030 por las Naciones Unidas.

Los países que producen y exportan productos básicos permanecieron en esta posición durante el período analizado, subrayó Sallum. «Sabemos por estudios publicados anteriormente que la malaria se ve afectada por el impacto social del desarrollo económico, cuando las personas tienen mejores viviendas y mejores condiciones para el uso de la tierra, todo lo cual los protege. Si los exportadores de productos básicos se convirtieran en proveedores de productos manufacturados, agregarían más valor para su producción, y sus sociedades se beneficiarían, lo que a su vez podría reducir la necesidad de deforestación y mitigar la malaria riesgo de «, dijo.

«Sin embargo, el hecho de que los roles de la cadena de suministro no cambien demuestra la desigualdad que prevalece en estas relaciones. Los precios de los productos son establecidos por los importadores».