Notícia

BAE Negocios (Argentina) online

Suplemento de aceite de soja y linaza en dietas de vacas produce leche de alto valor nutricional

Publicado em 26 maio 2021

Una investigación de profesionales dedicados a la alimentación animal en Brasil reveló que vacas lecheras, cuya dieta fue suplementada con aceite de soja y aceite de linaza, redujeron las grasas saturadas en la leche aumentando la proporción de omega-3 más saludable para nutrición de las personas.

Las grasas saturadas son necesarias para el organismo humano pero en exceso pueden generar problemas de salud, elevando el nivel de colesterol en sangre lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. De igual manera, los ácidos grasos esenciales omega-6 presentes en elevada proporción en la alimentación de las personas pueden perjudicar la salud.

Una investigación reveló que vacas lecheras cuya dieta fue suplementada con aceite de soja y aceite de linaza redujeron las grasas saturadas en la leche, aumentando la proporción de omega-3 (respecto a los omega-6) más saludable para el ser humano.

La experiencia científica fue coordinada por Arlindo Saran Netto, profesor y especialista en nutrición animal de la Facultad de Zootecnia e Ingeniería de Alimentos (FZEA) de la Universidad de São Paulo (USP), sede de Pirassununga, Brasil.

Además de reducir el contenido de grasa de la leche y mejorar la proporción de ácidos grasos saturados/insaturados, la suplementación con aceites vegetales redujo la ingesta de materia seca de las vacas. No obstante ni la producción de leche se vio afectada ni el contenido de proteína, lactosa y sólidos no grasos; es decir, la calidad de la leche en los demás parámetros se mantuvo.

Tanto los omega-6 como los omega-3 son ácidos grasos esenciales que no son producidos por el cuerpo humano y solo pueden ser incorporados a través de la ingesta, siendo fundamentales para el desarrollo y funcionamiento del mismo. Pero la proporción recomendada, según la organización Mundial de la Salud (OMS), es de 5: 1 a 10: 1 (omega-6 sobre omegas-3), mientras que la dieta actual marca una proporción de 20:1.

Esto sucede, debido a que, según señala el informe de la investigación, publicado en la revisa de divulgación científica PLOS, "los requisitos de practicidad y preparación de comidas rápidas han llevado a una mayor ingesta de alimentos industriales, que suelen ser ricos en ácidos grasos saturados y omega-6".

Además, "algunos estudios sugieren que las dietas ricas en ácidos grasos saturados y omega-6 podrían cambiar el estado fisiológico a uno que sea proinflamatorio, pro-trombótico y proagregatorio, con aumento de la viscosidad sanguínea, vasoespasmo y vasoconstricción, factores asociados con el desarrollo de enfermedad coronaria y otras enfermedades no infecciosas. Por lo tanto, es deseable aumentar el consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, así como reducir la ingesta de grasas saturadas y omega-6".

La experiencia, que contó con el financiamiento de la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (FAPESP), se realizó con 18 vacas Holstein seleccionadas. Las mismas fueron alojadas en un establo y distribuidas de acuerdo con los siguientes tratamientos: 1) Control: dieta tradicional para vacas lecheras, sin adición de aceite; 2) Aceite de soja: adición del 2,5% de aceite de soja a la dieta tradicional, como fuente de omega-6; 3) Aceite de linaza: adición de 2.5% de aceite de linaza en la dieta como fuente de omega-3.

Tanto el aceite de soja como el de linaza disminuyeron la concentración de ácidos grasos saturados. Partiendo de una proporción de 66.89 g. cada 100 g. en el caso de la dieta tradicional, el porcentaje se redujo significativamente cuando las vacas fueron alimentadas con dietas suplementadas con aceites vegetales, bajando a 56.52g./100 g. en el caso del aceite de soja y 56.60 g / 100g en el caso del aceite de linaza.

De los resultado se desprende que "en comparación con el tratamiento con aceite de soja, los animales alimentados con aceite de linaza produjeron leche con mayor contenido de omega-3, y una proporción omega-6 / omega-3 más deseable desde el punto de vista de la nutrición humana", indica la publicación en PLOS.

El informe completo publicado en PLOS (click aquí).

Seguí leyendo: Super leche de cabra

Essa notícia também repercutiu nos veículos:
Mundo Agropecuario (Venezuela) El Agrario (Argentina)