Notícia

Primicia Diario (Colômbia) online

Se abre camino a nuevo tratamiento: REVELAN MECANISMO INMUNOLÓGICO CONTRA EL CORONAVIRUS

Publicado em 02 julho 2020

Un estudio del Centro de Investigaciones en Enfermedades Inflamatorias, que cuenta con el apoyo de la FAPESP, apunta que un fármaco que actualmente se aplica contra la fibrosis quística puede ayudar a prevenir las complicaciones de la infección causada por el nuevo coronavirus (imagen de NET arrojada por neutrófilo obtenida mediante microscopía confocal – CRID/ USP)

Los pacientes acometidos por la forma grave de COVID-19 desarrollan una respuesta inflamatoria descontrolada y perjudicial para el organismo muy similar a la que se observa en casos de sepsis. Experimentos realizados en la Universidad de São Paulo (USP), en Brasil, a cargo de investigadores vinculados al Centro de Investigaciones en Enfermedades Inflamatorias (CRID), comprueban que en esas dos afecciones está implicado el mismo mecanismo inmunológico.

Este descubrimiento, detallado en un artículo dado a conocer en la plataforma medRxiv, aún sin revisión por pares, abre el camino hacia la formulación de nuevos abordajes terapéuticos, entre ellos el reposicionamiento de un fármaco que actualmente se aplica contra la fibrosis quística –cuyo principio activo es una enzima llamada DNasa– en el tratamiento de la infección provocada por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2).

«En las pruebas in vitro, realizadas con el plasma sanguíneo de pacientes internados con COVID-19 grave, la DNasa mostró capacidad para desactivar ese mecanismo inmunológico que puede provocar lesiones en órganos vitales. Ahora estamos evaluando con el laboratorio farmacéutico que produce el medicamento la factibilidad de iniciar un ensayo clínico», comenta Fernando de Queiroz Cunha coordinador del CRID, un Centro de Investigación, Innovación y Difusión financiado por la FAPESP con sede en la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto (FMRP-USP).

Aunque se la conoce como una infección generalizada, la sepsis es a decir verdad una inflamación sistémica generalmente desencadenada por una infección bacteriana localizada que se ha salido de control. En un intento por combatir a los patógenos, el sistema inmunológico termina perjudicando al propio organismo. En sus formas más graves, los pacientes desarrollan lesiones que comprometen el funcionamiento de órganos vitales.

«Por ser una infección viral, el proceso inicial de la COVID-19 es distinto. Pero a partir de un determinado momento, el cuadro se vuelve muy similar al de la sepsis. Los mediadores inflamatorios son los mismos y observamos que, en ambos casos, existe una participación de las NETs [trampas extracelulares de neutrófilos, por sus siglas en inglés]», dice De Queiroz Cunha.

Este mecanismo inmunológico ya se había observado en pacientes con enfermedades autoinmunes y en infectados con el virus de la fiebre del chikunguña, una arbovirosis que también produce lesiones en tejidos. «El gran problema es que las NETs son tóxicas para los patógenos y también para las células humanas. La buena noticia indica que nuestros estudios muestran que la enzima DNasa es capaz de picotear esa red arrojada por los neutrófilos y evitar daños en los tejidos», afirma De Queiroz Cunha.

Pruebas preclínicas

Estudios recientes mostraron que la infección causada por el SARS-CoV-2 puede causar lesiones en los pulmones, el corazón, los riñones, los nervios e incluso en la piel. Para confirmar la sospecha de que las NETs estarían involucradas en la agresión a los tejidos, los investigadores del CRID analizaron muestras del plasma sanguíneo de 32 pacientes internados y con COVID-19 y las compararon con las del plasma de personas sanas.

«En uno de los experimentos, aislamos neutrófilos procedentes de la sangre de personas sanas y los incubamos con el SARS-CoV-2. Fue entonces posible observar que, tan pronto como fueron infectadas, las células de defensa empezaron a producir NETs», dice De Queiroz Cunha.

Estos neutrófilos infectados fueron dispuestos en cultivos de células epiteliales procedentes de tejido pulmonar humano, que murieron al cabo de algunas horas de interacción. El mismo efecto letal se detectó cuando se dispusieron los neutrófilos aislados en pacientes internados debido al COVID-19 en cultivos de células epiteliales pulmonares.

«Con todo, fue posible evitar la muerte de las células epiteliales cuando tratamos a los neutrófilos infectados con la enzima DNasa antes de ponerlos en el medio de cultivo», comenta el investigador.

Aparte de la DNasa, que actúa para desestructurar la trampa de neutrófilos después que esta es arrojada desde las células de defensa, los investigadores también pusieron a prueba un compuesto con capacidad para inhibir la acción de la enzima PAD-4 y que, por ende, es capaz de evitar la formación de las NETs. También en ese caso el tratamiento previno la muerte de las células derivadas del epitelio pulmonar, pero la sustancia testada aún no ha sido aprobada para su uso en humanos.n, cuyo objetivo inicial consistía en tratar la sepsis, se darán a conocer en breve.

«Con todo, fue posible evitar la muerte de las células epiteliales cuando tratamos a los neutrófilos infectados con la enzima DNasa antes de ponerlos en el medio de cultivo», comenta el investigador.