Notícia

ABC (Espanha) online

Perspectivas de cooperación en ciencia entre Brasil y España

Publicado em 11 dezembro 2012

Por Carlos Henrique de Brito Cruz

La producción de ciencia en España ha experimentado un extraordinario crecimiento en estos últimos veinte años. En 2010, científicos españoles publicaron 51.438 artículos en el Science Citation Index, es decir, cuatro veces más que en 1992, cuando fueron 13.824 trabajos. La calidad de las publicaciones también se acentuó y los impactos en la innovación y creación de empleos y desarrollo se hicieron notar en la sociedad española.

Del mismo modo, el Estado de São Paulo, unidad federativa de Brasil con una población algo menor que la española (41 millones), pasa por un proceso de desarrollo importante. La cantidad de artículos científicos ha crecido siete veces en veinte años. En 1992 se produjeron 2.046 trabajos y en 2011 sumaron 15.000. En el Estado de São Paulo obtuvieron el título de Doctor 4.900 investigadores en este último año. Tan sólo en el año 2010, las Universidades de São Paulo (USP), de Campinas (Unicamp) y Estadual Paulista (UNESP) otorgaron 2.200, 800 y 900 títulos de Doctor, respectivamente.

Naturalmente, se viene produciendo una creciente colaboración entre los científicos paulistas y españoles. La Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y la Unicamp trabajan para crear un laboratorio conjunto de investigación en bioenergía. La USP ha suscrito 43 acuerdos de cooperación con universidades y entidades españolas y en la UNESP ya se cuentan 46. Aun así, España aparece solamente en noveno lugar en el ranking de coautorías de Brasil.

Para crear más oportunidades de colaboración, la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo (FAPESP) ha organizado para el mes de diciembre una semana de actividades científicas en España. Serán tres días en Salamanca y dos días en Madrid. FAPESP es una fundación pública financiada con los impuestos recaudados por el Estado de São Paulo. Recibe y evalúa al año aproximadamente 20.000 propuestas de investigación y de estas se aceptan unas 9.000.

El cincuenta por ciento de la financiación pública a la investigación en el Estado de São Paulo lo canaliza FAPESP. Tres agencias nacionales brasileñas asumen la otra mitad. El Estado de São Paulo es la región más importante para la ciencia brasileña, ya que aplica el 1,63% del PIB regional en Investigación y Desarrollo (I+D). También responde de la mitad de los artículos científicos producidos en Brasil, aunque solo 25% de los científicos brasileños residen en el Estado. Además, el 60% del gasto con I+D en dicho estado lo asumen empresas brasileñas como es el caso de Embraer y Oxiteno, seguidas de multinacionales del sector automovilístico y de piezas de automóvil así como de telecomunicaciones y de química.

En Brasil, tras diversas crisis económicas, aprendimos a valorar las oportunidades de colaboración en investigación, ya que colaboración es una de las estrategias para hacer frente y mitigar los efectos que provocan tales circunstancias. Durante la crisis de la década de los 80, muchos científicos brasileños aceptaron oportunidades de trabajo en el extranjero y luego, al regresar a Brasil, encabezaron proyectos de investigación en los que aportaron la experiencia adquirida.

Colaboración científica es lo que FAPESP viene a buscar en España, así como lo está haciendo en el Reino Unido, en Francia, Alemania, Estados Unidos, Canadá, Holanda, Finlandia, Portugal, Argentina y otros países. Los temas quedarán a cargo de los investigadores, pues FAPESP financia la investigación en todas las áreas de conocimiento, desde el Arte, la Literatura y Filosofía hasta la Bioquímica y la Astrofísica, incluidas, de forma relevante, las ingenierías y las ciencias de la salud.

Para ilustrar las innumerables posibilidades que se abren al diálogo y a la colaboración en las ciencias, vale señalar que en el encuentro a que nos referimos, promovido por FAPESP, científicos de São Paulo y sus colegas de España abordarán temas como la democracia en Brasil, políticas públicas en Europa, comportamiento político de la sociedad, redes sociales y desigualdad, ciencia del envejecimiento, genómica y mecanismos moleculares del cáncer, materiales avanzados, grafeno, nanodispositivos electrónicos y ópticos, láseres de alta potencia y luz sincrotrón.

Las formas de colaboración son flexibles: proyectos conjuntos de investigación financiados por FAPESP y agencias españolas o europeas, becas para posdoctores interesados en trabajar con grupos de investigación en São Paulo, (FAPESP nunca ha exigido que sus becarios tengan la nacionalidad brasileña), financiación para jóvenes que quieran empezar una carrera en el campo de la investigación en São Paulo en el ámbito del programa Jóvenes Investigadores —cabe señalar que este programa ya ha atraído más de mil científicos a São Paulo— y, por fin, es posible también la investigación colaborativa entre pequeñas empresas start-up, como estamos haciendo con Canadá.

Es hora de construir, apoyados en la Ciencia, un puente sobre el Atlántico para unir estas dos importantes regiones de Iberoamérica en la búsqueda de conocimiento científico y tecnológico mediante una alianza efectiva y real. Ciencia avanzada y colaboración iberoamericana: sobre esto vamos a hablar en el seminario Fronteras de la Ciencia evento que FAPESP promueve y se celebrará en España del 10 al 14 de diciembre de 2012.

*Carlos Henrique de Brito Cruz es director de investigación de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica de Brasil (FAPESP) y es miembro de la Academia Brasileña de las Ciencias. Fue rector de la Universidad de Campinas (Unicamp) y es profesor del Gleb Wataghin Physics Institute.