Notícia

Agência Brasil

Molécula creada en Brasil ayuda a combatir la insuficiencia cardíaca

Publicado em 25 janeiro 2019

Por Bruno Bocchini
Una molécula desarrollada en el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo (ICB) puede aumentar la calidad y la esperanza de vida de las personas que sufren insuficiencia cardíaca.
La nueva molécula –fabricada por el ICB en cooperación con la Universidad de Stanford de los Estados Unidos– abre el camino a nuevos fármacos capaces de frenar la evolución de la enfermedad de forma más eficaz que los ya disponibles.
La insuficiencia cardíaca es la última etapa de una serie de enfermedades cardiovasculares, que son las más mortales del mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estima que 17,7 millones de personas murieron a causa de enfermedades cardiovasculares en 2015, lo que representa el 31% de todas las muertes en el mundo. La insuficiencia cardíaca puede ser causada por un infarto que no se trata adecuadamente, hipertensión y problemas con una válvula cardíaca.
"La mayoría de los medicamentos disponibles hoy día para tratar la insuficiencia cardíaca se desarrolló en la década de 1980 y actúa fuera de las células cardíacas. Necesitamos medicamentos más eficaces que controlen los procesos críticos en la célula cardíaca afectada, capaces de aumentar el tiempo y la calidad de vida de los pacientes. Pero esta es una tarea ardua", dijo Julio César Batista Ferreira, quien es profesor del ICB y coordinador del estudio.
Según el ICB, el tratamiento con la nueva molécula sintetizada, llamada Samba, frenó la progresión de la insuficiencia cardíaca en animales. Los ratones con insuficiencia cardíaca tratados durante seis semanas con la molécula presentaron no sólo una estabilización de la enfermedad –como suele ocurrir con el uso de los fármacos actuales– sino también una mejora en su estado, con un aumento en la capacidad de contracción del músculo cardíaco.
La molécula también fue probada en células cardiacas humanas. Los resultados mostraron que, además de frenar el avance de la enfermedad, se reportó una mejora en la capacidad de estas células para contraerse. "Las drogas actuales retrasan la progresión de la enfermedad, pero nunca la hacen retroceder. Lo que mostramos es que, al regular esa interacción específica, se desacelera la progresión de la enfermedad y se disminuye su gravedad”, aseguró Ferreira.
La investigación y la nueva molécula sintetizada fueron descritas en un artículo publicado en Nature Communications el pasado viernes (18). La publicación sobre ciencias naturales es una de las principales revistas académicas del mundo y cubre temas relacionados con la Física, la Química, las Ciencias de la Tierra y la Biología.
Traducción: Lucas Magdiel Edición: Talita Cavalcante/Nira Foster

Una molécula desarrollada en el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo (ICB) puede aumentar la calidad y la esperanza de vida de las personas que sufren insuficiencia cardíaca.

La nueva molécula –fabricada por el ICB en cooperación con la Universidad de Stanford de los Estados Unidos– abre el camino a nuevos fármacos capaces de frenar la evolución de la enfermedad de forma más eficaz que los ya disponibles.

La insuficiencia cardíaca es la última etapa de una serie de enfermedades cardiovasculares, que son las más mortales del mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estima que 17,7 millones de personas murieron a causa de enfermedades cardiovasculares en 2015, lo que representa el 31% de todas las muertes en el mundo. La insuficiencia cardíaca puede ser causada por un infarto que no se trata adecuadamente, hipertensión y problemas con una válvula cardíaca.

"La mayoría de los medicamentos disponibles hoy día para tratar la insuficiencia cardíaca se desarrolló en la década de 1980 y actúa fuera de las células cardíacas. Necesitamos medicamentos más eficaces que controlen los procesos críticos en la célula cardíaca afectada, capaces de aumentar el tiempo y la calidad de vida de los pacientes. Pero esta es una tarea ardua", dijo Julio César Batista Ferreira, quien es profesor del ICB y coordinador del estudio.

Según el ICB, el tratamiento con la nueva molécula sintetizada, llamada Samba, frenó la progresión de la insuficiencia cardíaca en animales. Los ratones con insuficiencia cardíaca tratados durante seis semanas con la molécula presentaron no sólo una estabilización de la enfermedad –como suele ocurrir con el uso de los fármacos actuales– sino también una mejora en su estado, con un aumento en la capacidad de contracción del músculo cardíaco.

La molécula también fue probada en células cardiacas humanas. Los resultados mostraron que, además de frenar el avance de la enfermedad, se reportó una mejora en la capacidad de estas células para contraerse. "Las drogas actuales retrasan la progresión de la enfermedad, pero nunca la hacen retroceder. Lo que mostramos es que, al regular esa interacción específica, se desacelera la progresión de la enfermedad y se disminuye su gravedad”, aseguró Ferreira.

La investigación y la nueva molécula sintetizada fueron descritas en un artículo publicado en Nature Communications el pasado viernes (18). La publicación sobre ciencias naturales es una de las principales revistas académicas del mundo y cubre temas relacionados con la Física, la Química, las Ciencias de la Tierra y la Biología.

Traducción: Lucas Magdiel Edición: Talita Cavalcante/Nira Foster