Notícia

Tecnomania (Venezuela)

La ciencia resuelve la gran pregunta: cómo el estrés vuelve el cabello gris

Publicado em 23 janeiro 2020

Por primera vez, un estudio científico en Nature firmado por investigadores de Harvard ha identificado exactamente cómo el estrés en el cuerpo hace que nuestro cabello se vuelva gris.

Lo cierto es que llevamos toda la vida diciendo que el estrés en nuestras vidas podría ser un actor principal para que comenzaran a aparecer las primeras canas y el pelo gris, pero hasta ahora no se había identificado el proceso que lo hacía posible. Como explica el autor principal del trabajo, Ya-Chieh Hsu:

Todos tienen una anécdota para compartir acerca de cómo el estrés afecta a su cuerpo, particularmente en la piel y cabello, los únicos tejidos que podemos ver desde afuera. Queríamos entender si esta conexión es verdadera y, de ser así, cómo el estrés conduce a cambios en diversos tejidos. Para empezar, la pigmentación del cabello es un sistema muy accesible y manejable, y además, teníamos mucha curiosidad por ver si el estrés realmente conduce al cabello canoso.

Cuentan los investigadores que, en realidad, el cabello no se vuelve gris tanto como pierde su pigmentación, un proceso que llaman canidades o acromotricia. Llegaron a esta conclusión de manera algo fortuita después de realizar experimentos de dolor en ratones.

Al parecer, descubrieron que cuando se les daba una sustancia llamada resiniferatoxina para inducir dolor, el pelaje de los animales se volvía completamente blanco en un mes. El experimento se repitió varias veces utilizando resiniferatoxina, que es un químico natural que se encuentra en una planta similar a un cactus nativa de Marruecos.

Luego se centraron en el cabello y la manera en que el estrés afecta. Primero con un análisis de todo el cuerpo para determinar qué sistema era responsable de conectar el estrés con el color del cabello, reduciéndolo al nivel molecular.

De esta forma determinaron que el estrés activa el sistema nervioso simpático, que es responsable de nuestra respuesta a la hora de combatir o huir, y que a su vez causa daño permanente a las células madre en los folículos capilares responsables de la regeneración de los pigmentos. Estas células madre actúan como un reservorio de células que algún día tomarán el papel de producir pigmento, aunque el estrés rompe sus defensas.

Los nervios simpáticos se ramifican en los folículos pilosos de la piel, pero los eventos estresantes hacen que estos liberen un químico conocido como noradrenalina o noradrenalina. La norepinefrina sobreestimula las células madre reservadas y las convierte en exceso en células productoras de pigmento, agotando así la reserva.

Por último, los investigadores apuntaron al sistema nervioso simpático como una forma de inhibir la acromotricia. Según el coautor del estudio, Thiago Mattar Cunha:

Después de inyectar resiniferatoxina en los ratones, los tratamos con guanetidina, un antihipertensivo capaz de inhibir la neurotransmisión a través de fibras simpáticas. Observamos que el proceso bloqueó el proceso de pérdida de color del pelaje. Se interrumpió la neurotransmisión, evitando la diferenciación de células madre de melanocitos y evitando la pérdida de color del pelaje. Los ratones genéticamente modificados confirmaron aún más el hallazgo.

La siguiente fase consistió en averiguar si estos mecanismos afectan por igual a los humano. Para ello, trataron un cultivo de melanocitos humanos con noradrenalina y descubrieron que un gen que codifica proteínas llamadas quinasas dependientes de ciclina (CDK), cuya expresión se alteró principalmente después de la inducción de estrés en ratones, también experimentó un aumento en la expresión. Según Ya-Chieh Hsu:

Cuando comenzamos a estudiar esto, esperaba que el estrés fuera malo para el cuerpo, pero el impacto perjudicial del estrés que descubrimos estaba más allá de lo que imaginaba. Después de unos pocos días, se perdieron todas las células madre que regeneran el pigmento. Una vez que se han ido, ya no se puede regenerar el pigmento. El daño es permanente.

Por último, la gran pregunta: ¿habría forma de revertirlo en el futuro? Hsu y su equipo explican que ahora saben que las neuronas pueden regular las células madre, pero descubrir el alcance de esto requerirá una investigación futura.

“ Al comprender con precisión cómo el estrés afecta a las células madre que regeneran el pigmento, hemos sentado las bases para comprender cómo el estrés afecta a otros tejidos y órganos del cuerpo. Comprender cómo cambian nuestros tejidos bajo estrés es el primer paso crítico hacia un tratamiento eventual que puede detener o revertir el impacto perjudicial del estrés. Todavía tenemos mucho que aprender en esta área ”, zanja el investigador. [ Nature, NewAtlas ]