Notícia

Córdoba Times (Argentina)

La ciencia confirma que el estrés sí produce canas

Publicado em 14 fevereiro 2020

Esto ocurre porque el sistema nervioso causa daños en las células madres que regeneran el cabello, al final la abuela siempre tuvo razón.

En ocasiones pensamos que las canas son hilos de plata que salen en nuestra cabeza por la edad, pero no siempre es así. Seguro en algún momento escuchaste a una madre decirle a su hijo que “le saca canas verdes”, por lo que lo culpa de su cabello despigmentado.

Lo cierto es que se comprobó que sí, el estrés es uno de los causantes de ese cabello blanco que tanto se busca ocultar con tintura.

El estudio, en manos de científicos de Harvard y un grupo del Centro de Investigaciones en Enfermedades Inflamatorias (un CEPID de la FAPESP) ha descubierto mediante un experimento realizado en ratones cómo tiene lugar el fenómeno: el estrés provoca que se agoten las células madre que forman los pigmentos en los folículos pilosos. De ahí, nacen las canas.

Este efecto causante de la pérdida de pigmento capilar se impulsa por la activación del sistema nervioso simpático, aquel que participa en las respuestas automáticas a las alertas de peligro o estrés. “Queríamos entender cómo el estrés conduce a cambios en diversos tejidos, y la pigmentación del cabello es un sistema accesible y manejable para empezar”, apuntó Ya-Chieh Hsu, profesora de la universidad americana y una de las principales autoras del estudio.

En cuestión de días, los roedores expuestos a estrés físico o psicológico experimentaron una súbita reducción en la cantidad de células madre de los melanocitos, así como un encanecimiento del pelo más rápido. En concreto, entra en juego un neurotransmisor conocido como noradrenalina, que al liberarse activa en exceso las células madre de los melanocitos, agotando prematuramente el reservorio de pigmento. Si se bloquea la proliferación de este neurotransmisor, se evitaba la aparición de canas.

“Después de sólo unos pocos días, todas las células madre encargadas de regenerar pigmentos se perdieron. Y una vez que se han perdido, ya no se puede regenerar el pigmento. El daño es permanente”, apunta la responsable, que afirmó que el daño del estrés es más elevado incluso de lo esperado. La investigación constituye un gran punto de partida para revertir el impacto del estrés en nuestros tejidos, buscando intervenciones que bloqueen sus perniciosos efectos. Por el momento no hay terapias seguras ni efectivas al respecto.

Cada uno tiene experiencias propias sobre lo que el estrés hace en su cuerpo, si algo es seguro es que ninguna suele ser positiva.

Desde pérdida de cabello hasta disminución de la pigmentación son algunos de las afecciones más visibles. Esto no quita que no haya que tener en cuenta otras posibles afecciones más graves como paros cardíacos, entre otros.

A través de estos resultados los investigadores no solo encontraron un problema del que muchos presumimos antes. Ahora hay un camino para desarrollar un tratamiento que además de evitar las canas, disminuiría los niveles de estrés en el cuerpo.

En la clase de mundo que vivimos ahora, será un gran avance porque todo suele ser muy inquieto en la actualidad.

Estilos de vida que no todos pueden llevar con facilidad y a los que podríamos culpar por mucha de las enfermedades que ahora se sufren. Mientras esperamos esta cura milagrosa, podemos intentar hacer deporte o artes marciales pues hay quienes aseguran que es un buena forma para drenar las malas energías.

Así que despreocúpate, no vas a querer unas canas en tu cabellera antes de tiempo.