Notícia

NCYT Amazings (Espanha)

Kit identificará variaciones genéticas sin apoyo de laboratorios

Publicado em 19 setembro 2017

Scheme Lab, una startup del área de biotecnología incubada en el Centro de Innovación, Emprendimientos y Tecnología (Cietec), en São Paulo, Brasil, está desarrollando test genéticos que podrán utilizarse en cualquier lugar: en una fábrica, en una propiedad rural o incluso en el hogar, y sin necesidad de recurrir a análisis en laboratorios especializados.

Estos test -de tipo Point-of-Care- permitirán detectar alteraciones genéticas que indiquen la calidad de la carne, las características de plantines y plantas e incluso la resistencia de los mosquitos transmisores de enfermedades -como el Aedes aegypti- a los plaguicidas utilizados para combatirlos.

"Estamos en la etapa de prototipo", afirma el biólogo John Katz, que es estadounidense. Antes de emprender este proyecto, Katz hizo su doctorado en la University of Chicago y su posdoctorado en la Harvard Medical School, y trabajó como agente de patentes en el estudio jurídico Finnegan Henderson (de Estados Unidos).

Desde el inicio, Scheme Lab objectivó lo desarrollamento de un nuevo tipo de diagnóstico que permitiera detectar, de manera rápida y sencilla, variaciones en la secuencia de ADN de tipo SNP (single nucleotide polymorphism, en español polimorfismo de nucleótido simple), que representan más del 90% de la variación genética en humanos, explica Katz. Los test para la detección de SNPs pueden utilizarse en personas, animales y plantas para detectar enfermedades, determinar rasgos o identificar individuos.

La empresa presentó la propuesta ante la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP), por medio de su Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas, y fue aprobada a finales de 2012.

Durante la primera etapa del proyecto , Scheme Lab se enfocó en el desarrollo de un prototipo para diagnóstico que pudiese poner desnecesario todo lo aparato complejo como termocicladores para PCR, secuenciadores de ADN o chips de AND, los cuales sólamente los laboratorios clínicos son capaces se mantener y operar a través de personal capacitado.

El prototipo de Scheme Lab constituyese de un kit sencillo y portátil en el cual, utilizandose saliva para darle un resultado colorido y visible a simple vista, fue posible detectar si una persona posee secuencias de ADN asociadas con los ojos celestes, con los ojos castaños o con ambos, es decir, con los ojos celestes y con los ojos castaños. Los prototipos se optimizaron y la empresa patentó la tecnología principal y sus perfeccionamientos. Lo nuevo producto fue llamado de Simple SNP.

Una vez puesta a prueba la tecnología y su aplicación, la empresa vio la posibilidad de apuntar a otros mercados. "Se trata de una plataforma para test que permite efectuar cualquier secuencia genética. Decidimos cambiar el enfoque y dirigirlo a empresas, y invertir en test personalizados", explica Katz.

En la etapa 2 del PIPE, y ya con esta nueva perspectiva de mercado, Scheme Lab desarrolló dos nuevas versiones del prototipo, una de ellas en colaboración con una empresa agrícola brasileña de gran porte. "Esa empresa produce plantas y busca variedades con características físicas superiores. Muchas de sus características se asocian con la secuencia de ADN tipo SNP", explica. "Este test ayudará a identificar a las plantas en el propio lugar de producción de la empresa."

En la etapa 3 del PIPE, actualmente en curso, la empresa está desarrollando prototipos destinados a la producción del test genético para su uso en agricultura y en alimentos. "Uno de los objetivos es el mercado de carnes, con enfoque en las empresas que crían animales o comercializan su carne", ejemplifica.

Los diagnósticos moleculares de tipo Point-of-Care constituyen una nueva área en el mercado. "Estamos buscando socios y ya hemos entablado diálogo con alrededor de 12 potenciales clientes interesados en contar con test personalizados para la realización de diagnósticos de rasgos genéticos en las áreas de agricultura, alimentos y salud, entre otras", dice Katz.

Antes de lanzarse como un emprendedor en Brasil, donde está establecido desde 2004, Katz consultó su red de contactos en Estados Unidos. "Ellos ponderaron que cada país tiene sus ventajas, y en el caso de Brasil existía un gran potencial en biotecnología, además de recursos para apoyar a startups", justifica.

(Fuente: Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo)