Notícia

Programa InfoSalud (Argentina)

Herramienta permite monitorear en tiempo real el avance del Covid-19 en la ciudad de San Pablo

Publicado em 20 abril 2020

Por Karina Toledo, da Agência FAPESP

Un convenio firmado entre los investigadores del Observatorio Covid-19 BR y la Secretaría de Salud del Municipio de San Pablo tiene la posibilidad de monitorear con datos más cercanos a la realidad la evolución de la pandemia causada por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en la capital paulista, la ciudad con el mayor número de casos confirmados en el país.

Mediante una herramienta estadística conocida como predicción inmediata, el equipo puede corregir el retraso en el sistema de notificación de enfermedades, que se consecuencia de la demora, de aproximadamente 10 días, en el procesamiento de las pruebas de diagnóstico. De esta manera, por ejemplo, fue posible calcular la existencia de 4.493 paulistanos con manifestaciones graves de COVID-19 el 13 de abril, mientras que los datos oficiales indicaron solo 3.357 casos confirmados a esa fecha.

Los resultados del trabajo, realizado en el ámbito del Grupo Técnico Asesor sobre Epidemiología y Modelado Matemático COVID19 (GT COVID-19 Sampa), están disponibles en covid19br.github.io/municipio_SP.

"La principal ventaja es posibilitar al gestor público la toma de decisiones basada en datos del presente y no de hace dos semanas", dice el físico Vítor Sudbrack, estudiante de maestría en el Instituto de Física Teórica de la Universidad Estadual Paulista (IFT-Unesp) bajo la orientación del profesor Roberto Kraenkel. Ambos forman parte del equipo del Observatorio COVID-19 BR, una plataforma online que reúne análisis basados en datos oficiales sobre la propagación del SARS-CoV-2 en Brasil. La iniciativa es el resultado de la colaboración entre científicos de la Unesp, la Universidad de São Paulo (USP) y la Universidad Federal de ABC (UFABC).

Gracias a la asociación con la secretaría municipal, los investigadores tuvieron acceso a la base de datos local del Sistema de Información de Vigilancia de la Gripe (SIVEP-Gripe), que es administrado a nivel nacional por el Ministerio de Salud. Allí están concentradas notificaciones de todos pacientes que ingresaron en hospitales públicos de la capital y fueron hospitalizados con síndrome respiratorio agudo grave (SRAG).

“Cuando el paciente es hospitalizado con SRAG, se realiza una notificación y se toma una muestra para el diagnóstico. El resultado puede indicar si la causa fue el nuevo coronavirus, la influenza [virus de la gripe], algún otro patógeno, o aún si puede no ser incluyente ”, explica Ana Freitas Ribeiro, médica sanitarista del Instituto de Infectología Emílio Ribas y miembro del GT COVID-19. Sampa

Los datos del Ministerio de Salud indican que, en la semana epidemiológica 14, que corresponde al período comprendido entre el 29 de marzo y el 4 de abril, alrededor del 90% de las confirmaciones de SARGs por virus respiratorios (7,333) correspondieron a casos de COVID-19. "Sin embargo, en el mismo período, el 89% de los casos notificados a nivel nacional todavía estaban bajo investigación", dice Ribeiro.

Según Paulo Inácio Prado, profesor del Departamento de Ecología del Instituto de Biociencias de la USP y miembro del Observatorio COVID-19 BR, la metodología utilizada por el grupo para corregir este retraso en el registro de los casos de COVID-19 en la ciudad de São Paulo podría aplicarse en cualquier ciudad del país.

“Estamos interesados en hacer nuevas asociaciones que nos permitan acceder a las bases de datos SIVEP-Gripe. El GT COVID-19 Sampa permite dialogar entre investigadores de universidades, del sistema de salud y de la Prefectura. La corrección de la demora en la notificación de datos oficiales es el resultado de este diálogo transdisciplinario, que veo como un subsidio muy útil para las políticas públicas porque se construye junto con los gestores ”, dice Prado.

Monitoreo preciso

Los investigadores entrevistados por Agência FAPESP explicaron que la herramienta de predicción inmediata no corrige el subregistro de casos asintomáticos y de los infectados con síntomas leves, que actualmente no se están testeando en el país.

El protocolo de vigilancia epidemiológica de COVID-19 adoptado por Brasil determina evaluar como prioridad a los pacientes que necesitan hospitalización, profesionales de la salud y personas que murieron debido al SRAG.

"Como no hay suficientes pruebas para toda la población, se supone que el monitoreo de casos graves puede dar una idea del conjunto e indicar el ritmo de crecimiento o retracción de la epidemia", explica Sudbrack.

Sin embargo, esta estrategia de vigilancia se ha visto obstaculizada por la demora en las notificaciones, principalmente en la Región Metropolitana de São Paulo, que concentra a la mayoría de las personas infectadas con el nuevo coronavirus. Debido a limitaciones logísticas, el intervalo de tiempo entre la llegada del paciente crítico al hospital y la confirmación del diagnóstico ha sido, en promedio, de 10 días. Los datos oficiales sin la corrección del pronóstico inmediato, por lo tanto, indican el índice de ocupación hospitalaria por COVID-19 de 10 días atrás.

“Hasta el 20 de marzo, el número oficial de casos [1.231] en el municipio es muy similar al indicado por la herramienta de predicción inmediata [1.254]. A partir de ese momento, las curvas en el gráfico comienzan a divergir, lo que indica que el número de nuevas pruebas realizadas ha excedido la capacidad de procesamiento del sistema de salud ”, dice Sudbrack.

Para solucionar el problema, los investigadores del Observatorio COVID-19 BR utilizaron técnicas estadísticas que permiten corregir el número oficial de casos de acuerdo con la distribución promedio de demora en la notificación.

"Si tengo un amigo que siempre llega 10 minutos tarde a una cita, sé que puedo llegar 10 minutos después del horario marcado. Así, hay una gran chance de que lleguemos juntos. Mi adaptación es en base a un comportamiento promedio. La lógica de la herramienta es, más o menos, lo mismo”, explicó Sudbrack.

Además de ayudar a los gerentes a preparar el sistema de salud para atender a los pacientes, la herramienta permite hacer otros tipos de cálculos con mayor precisión.

“Sin la corrección del pronóstico inmediato, por ejemplo, el tiempo estimado de duplicación de los casos graves de COVID-19 en la ciudad de São Paulo fue de más de 10 días a principios de abril. Cuando realizamos la corrección, nos dimos cuenta que, de hecho, el número de casos graves se duplicaba cada siete días. Antes de que se decretara la cuarentena, el 22 de marzo, los casos se duplicaban cada cuatro o cinco días. Este ritmo continuó hasta el 24 de marzo y, desde entonces, el tiempo ha comenzado a aumentar, una señal de que el distanciamiento social está frenando la propagación del virus ", dice.

Sin embargo, en la evaluación de Sudbrack, la situación actual aún no permite pensar en el relajamiento de las medidas adoptadas para contener la propagación de la epidemia. “Todavía estamos en una situación delicada. Si hoy tenemos alrededor de 5.000 casos, tendremos aproximadamente 10.000 en una semana. Y corremos el riesgo de desechar todo el trabajo ya realizado si la circulación de personas se libera con anticipación. El tiempo de duplicación de los casos en Italia, por ejemplo, ya ha excedido los 25 días y las medidas de aislamiento social apenas comienzan a relajarse ", dijo.

Sin límites

Una estimación disponible en la página del Observatorio COVID-19 BR señala que, si no se hubieran tomado medidas para contener la propagación del nuevo coronavirus y para ampliar la capacidad del sistema de salud pública, las camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI) en el municipio São Paulo habría alcanzado el 100% de ocupación el 2 de abril. En otras palabras, la red pública de la capital ya se habría derrumbado.

Como Prado señala, se estima que un caso grave de COVID-19 permanece hospitalizado, en promedio, durante 11 días. Por lo tanto, incluso con el aumento en el tiempo de duplicación de los casos de la enfermedad, los pacientes críticos continúan acumulándose en los hospitales. "Por el momento, el GT COVID-19 Sampa proyecta un aumento de al menos un 20% en la demanda de camas de UCI cada semana", revela.

Traducción Programa INFOCIENCIA