Notícia

Diario de Ciencias Aplicadas (Argentina)

Farmacia. Nuevo Equipo de Esterilización Remota

Publicado em 02 março 2021

Por Elton Alisson, da Agência FAPESP

La startup BioLambda desarrolló en asociación con el Hospital Israelita Albert Einstein un equipo móvil, operado de forma remota, capaz de esterilizar entornos con radiación ultravioleta C (UVC) en tres a seis minutos.

El equipo fue diseñado originalmente para ser utilizado en entornos hospitalarios, tales como salas hospitalarias, centros quirúrgicos, laboratorios de análisis clínicos, atención de emergencia, ambulancias, sitios de detección de pacientes y escaneos de recolección de muestras. Pero también se puede utilizar para descontaminar oficinas, industrias alimentarias e incluso contenedores para la exportación de alimentos procesados o frescos antes del buque.

Además de la acción germicida, la radiación UVC emitida por el equipo es capaz de inactivar el nuevo coronavirus, dice Caetano Sabino,fundador de la compañía.

«Las pruebas de laboratorio de bioseguridad de nivel 3 [NB3] mostraron que incluso el equipo con la potencia más baja que habíamos desarrollado, que es un descontaminante portátil de la superficie, es capaz de eliminar el 99% de la carga del coronavirus en menos de un segundo», dice Sabino.

El equipo forma parte de una línea de máscaras de superficie, aire, medio ambiente y protección N95 o descontaminantes de tela desarrolladas por la empresa con el apoyo del Programa FAPESP de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas(PIPE)(leer más en pesquisaparainovacao.fapesp.br/1572).

El diseño del equipo surgió de una demanda del Hospital Israelita Albert Einstein. Al inicio de la pandemia COVID-19, el equipo de apoyo asistencial de la institución comenzó a buscar en el mercado equipos para la esterilización de ambientes por parte de la UVC con el fin de ayudar en el proceso manual de limpieza de salas reservadas para la atención de pacientes con sospecha o confirmación de la enfermedad.

«El proceso de limpieza manual ya es muy eficiente, ya que elimina hasta el 92% de las unidades formadoras de colonias de microorganismos. El objetivo de utilizar la tecnología UVC es complementarla para garantizar una mayor seguridad y eficiencia», explica Luiz Moreira, coordinador del área de gobernanza y hospitalidad y gerente interino del área de apoyo a la atención del hospital Israelita Albert Einstein.

Al utilizar equipos de esterilización uvc comprados inicialmente a otros proveedores, los profesionales de la institución identificaron la oportunidad de mejorar el rendimiento y la usabilidad de esta tecnología. Como no identificaron en el mercado fabricantes que pudieran cumplir con los requisitos que establecieron, cerraron una asociación con BioLambda, que forma parte de Eretz.bio, la incubadora de startups del Hospital Israelita Albert Einstein.

«Estábamos buscando una empresa dispuesta a aportar experiencia con esterilización UVC que pudiera agregarse a la de un intérprete de tecnología para desarrollar un producto exclusivo con una aplicación más rápida», dice Moreira.

El equipo inicialmente adquirido por la institución tardó, en promedio, diez minutos en completar la aplicación de UVC en un entorno. Al aumentar el número de lámparas y potencia, el equipo desarrollado por BioLambda fue capaz de reducir este tiempo en cinco minutos.

«Hemos hecho una serie de peticiones para reducir no sólo el tiempo de uso del equipo, que es extremadamente importante para mejorar el funcionamiento del equipo, sino también para hacerlo extremadamente habitual y seguro», dice Moreira.

BioLambda desarrolló en aproximadamente tres meses el equipo en asociación con el equipo del área de apoyo de atención del hospital.

Las pruebas se realizaron inicialmente en cuatro camas de hospital. Para evaluar la eficacia del equipo en la eliminación de microorganismos, se realizaron recuentos de unidades formadoras de colonias antes de la higiene manual de la habitación, después de este proceso y después de la aplicación de la radiación UVC. Los resultados mostraron que, junto con la higiene manual, la esterilización con radiación UVC elimina el 99,9% de los microorganismos vivos en el medio ambiente.

En las pruebas operativas, se evaluó la facilidad de uso del equipo por parte de las criadas del hospital.

«Después de la limpieza de una habitación del hospital, las camareras serán las encargadas de llevar el equipo en su interior, encenderlo y apagarlo para que el equipo pueda realizar de forma autónoma los procedimientos de desinfección por radiación UVC», explica Sabino.

Alta potencia

El equipo es retráctil, en forma de telescopio, con una base fija y dos módulos internos que se expanden y están expuestos en el momento en que se activa el dispositivo.

Cuando se activa, el dispositivo pita y otra luz para que las personas que puedan estar en el entorno se vayan, impidiendo que se expongan a la luz ultravioleta.

«La luz ultravioleta con longitudes de onda superiores a 180 nanómetros puede causar efectos adversos para la salud, como daño ocular, cáncer de piel y envejecimiento. Por lo tanto, los rayos ultravioleta C nunca deben usarse directamente en la piel y los ojos de los seres vivos», advierte Sabino.

Además de alertas de sonido y luz y sensores de presencia, el equipo también cuenta con un sistema de seguridad compuesto por una placa – similar a las utilizadas para indicar que el suelo de un entorno determinado está mojado – que se colocará junto a la puerta del espacio que se esterilizará.

La placa tiene cuatro sensores de contacto de puerta y un panel electrónico que indica el tiempo de finalización del proceso de desinfección después de activar el equipo. Colocado en la superficie de la puerta del entorno que se desinfectará, la placa activa el equipo. Si, durante el procedimiento, se abre la puerta, se interrumpe el proceso de desinfección.

«Estamos desarrollando un modelo de placa final con un sistema de pantalla táctil para controlar las funciones del equipo, como el tiempo de funcionamiento y la espera de evacuación ambiental y volumen de alerta de sonido. Hay lugares donde quieres que la alerta sonora sea alta para que la gente no entre en la habitación, pero hay otros donde el ruido no es deseable para no molestar a los pacientes, por ejemplo», dice Sabino.

Uno de los factores que permiten la rápida desinfección de los entornos es la energía eléctrica, de dos mil vatios (W). Así, es posible descontaminar un entorno de 30 metros cuadrados en hasta cinco minutos, con la velocidad requerida, por ejemplo, en un entorno hospitalario.

«La descontaminación de una habitación de hospital tiene que ser muy rápida porque el tiempo de cambio de pacientes – entre el alta de uno y la entrada de otro – también es corto, tardando entre 30 y 40 minutos», dice Sabino.

«Con los equipos convencionales de descontaminación de radiación UVC este proceso tardaría hasta una hora en completarse, sin contar el tiempo necesario para limpiar y cambiar las hojas», dice.

Además de las habitaciones hospitalarias, el Hospital Israelita Albert Einstein está utilizando equipos para la esterilización de ambulancias y salas de hemodiálisis. La institución también tiene la intención de evaluar el uso para la desinfección de los centros quirúrgicos.

Inicialmente, la institución debe adquirir entre ocho y diez equipos para su uso en la unidad Morumbi. BioLambda espera comercializar también el equipo a otros hospitales a un costo unitario de aproximadamente R$ 50,000.