Notícia

Paréntesis (México)

El posible portador de variante británica de SARS-CoV-2 pierde la vida en Hospital de Pemex, en NL

Publicado em 13 janeiro 2021

El un hombre de 60 años de edad que contaba con el 96.3 por ciento de la nueva cepa británica de SARS-CoV-2 falleció en el Hospital de Pemex.

“El 9 de diciembre inició con síntomas, tenía antecedentes de diabetes mellitus, hipertensión y obesidad”, informó Manuel de la O, Secretario de Salud de Monterrey.

De la O agregó que sus contactos están bien y se lleva a cabo el estudio epidemiológico de la familia.

Además, en las próximas 48 horas deberán tener el resultado del estudio que determine en definitiva si el paciente era portador de la variante B117, hallada en Reino Unido en septiembre pasado.

“Lo que está descrito en diferentes artículos médicos es más contagioso, pero no es más agresivo”, agregó.

El pasado 11 de enero, el caso se encontró después de analizar 30 muestras aleatorias de personas que presentaban una fuerte carga viral del virus.

“De manera aleatoria se seleccionaron a 30 pacientes con carga viral alta que se encontraba fuera del rango normal observado, fue de una manera al azar”, dijo el titular de la dependencia.

Puntualizó que tras analizar el 99.88 por ciento de la secuencia genómica del virus, se halló una homologación del 96.3 por ciento con la variante identificada en el Reino Unido.

“Encontramos una muestra con el genoma viral prácticamente con la homología, tiene similitud de 93.6 por ciento, eso nos indica que ha que confirmar, hay que estar seguros si se trata de esa nueva cepa”, agregó.

De la O Cavazos añadió que la muestra fue enviada al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicas (InDRE), para que se confirme si es idéntica a la variante B117.

LA VARIANTE BRITÁNICA

La nueva variante se conoce como VUI–202012/01 o linaje B.1.1.7, y fue anunciada por primera vez, el 14 de diciembre, por el secretario de Salud británico Matt Hancock. Posteriormente fue confirmada por el Servicio de Salud y por el consorcio británico de secuenciación de la COVID-19 (COG). Al volver a examinar las bases de datos del SARS-CoV-2, se supo que la primera muestra se tomó en el condado de Kent el 20 de septiembre.

La variante ha experimentado ya 14 mutaciones, incluidas siete en la proteína que interviene en la entrada del virus en las células humanas. Se trata de un número relativamente grande de mutaciones en comparación con las muchas variantes del SARS-CoV-2 actualmente en circulación a nivel mundial.

Las mutaciones son parte natural de la evolución del virus. En el caso del SARS-CoV-2, estas mutaciones pueden surgir debido a errores aleatorios durante la replicación del virus o ser inducidas por proteínas antivirales dentro de las personas infectadas o mediante una mezcla genética, conocida como recombinación, aunque actualmente no se han detectado signos de recombinación en el SARS-CoV-2 .

El pasado 5 de enero un grupo de investigadores brasileños identificó uno de los factores que eleva el potencial de contagio de la cepa británica de la COVID-19, que es en un 70 por ciento más infecciosa que otras variantes, informó este martes la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp).

Los investigadores brasileños constataron que la proteína spike de la nueva cepa, que es la que forma la estructura de la corona que da el nombre a la familia de los coronavirus, tiene una mayor fuerza de interacción molecular con el receptor ACE2, presente en la superficie de las células humanas y con el que el SARS-CoV-2 se conecta para dar inicio a la infección.

“El aumento en la fuerza de interacción molecular del nuevo linaje es causado por una mutación ya identificada en el residuo de aminoácido 501 de la proteína spike del SARS-CoV-2 llamada N501Y, que dio origen a la nueva variante del virus”, explicó la Fapesp en una nota publicada en su portal.

El descubrimiento fue hecho por investigadores de la Universidad de Sao Paulo (USP) en un estudio financiado por la Fapesp y cuyos resultados fueron publicados este martes en la plataforma científica internacional bioRxiv en un artículo que aún no fue revisado por otros científicos.

La llamada variante británica, bautizada como B.1.1.7, ya ha sido registrada en una veintena de países -incluyendo dos casos en Brasil- y se caracteriza por una mutación que afecta la forma como el virus se fija en las células humanas, lo que la hace mucho más contagiosa.

“Constatamos que la interacción entre la proteína spike de la nueva cepa con la mutación N501Y es mucho mayor que la presentada por el primer linaje del virus que fue aislado en Wuhan (China)”, aseguró Geraldo Aleixo Passos, investigador de la USP y uno de los responsables del estudio.

“Hay otras mutaciones en el genoma del nuevo linaje que no analizamos. Nos concentramos en la N501Y debido a que ella está implicada en la conexión de la proteína spike con el ACE2”, agregó Passos.

Essa notícia também repercutiu nos veículos:
SinEmbargo (México)