Notícia

Planet Of Conservation

El etanol de Brasil puede reemplazar casi un 14% del petróleo consumido en el mundo

Publicado em 18 dezembro 2017

Un reciente estudio publicado en la revista Nature Climate Change, el cual contó con la participación de algunas instituciones Brasileñas ha demostrado que brasil podrá para el ano 20245 reemplazar el 14% del consumo de petroleo mundial con una fuente natural proveniente del etanol.

El estudio ha demostrado que esto se debe a la expansión del cultivo de la caña de azúcar para la producción de etanol fuera de áreas de preservación ambiental o en aquéllas que no se destinan a la producción de alimentos cuenta con potencial para reemplazar hasta un 13,7% del petróleo consumido mundialmente y reducir las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) hasta un 5,6%.

Esta investigación fue realizada en el marco de un proyecto que contó con el apoyo de la Fundación para el Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo – FAPESP y del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología del Bioetanol . Participaron del trabajo investigadores brasileños de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Campinas (Feagri-Unicamp), del Instituto de Biociencias (IB-USP) y de la Escuela de Agricultura “Luiz de Queiroz” (Esalq) de la Universidad de São Paulo -todas instituciones brasileñas-, quienes actuaron en colaboración con colegas de la University of Illinois Urbana-Champaign y la Iowa State University, de Estados Unidos, de la University of Copenhagen, la Danish Energy Association y el National Center for Supercomputing Applications, de Dinamarca, y de la Lancaster University, del Reino Unido.

Para la realización del estudio, los investigadores emplearon un software desarrollado en la University of Illinois Urbana-Champaign que simula el crecimiento de plantas -la caña de azúcar por ahora. Se simuló el crecimiento de la caña de azúcar en el marco de los cambios climáticos proyectados para 2040 y 2050 por los cinco principales modelos de circulación general en tres escenarios distintos.

En el primer escenario, la expansión del cultivo de la caña se limitaría a las actuales áreas de pasturas, que podrían reemplazarse por cultivos de cañamiel, apuntadas por la Zonificación Agroecológica de la Caña de Azúcar (ZAE Caña), editada en 2009 por la estatal Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa).

En el segundo escenario, la producción de caña se expandiría no solamente hacia las áreas disponibles para el cultivo identificadas por la ZAE Caña sino también hacia aquéllas que no serán necesarias para cultivos alimentarios y para la alimentación de animales, y que podrían destinarse entonces a la caña de azúcar considerando el incremento de la demanda de alimentos durante las próximas décadas debido al aumento poblacional.

En tanto, el tercer escenario es igual al segundo, con la diferencia de que incluye áreas de vegetación natural y seminatural que podrían convertirse legalmente en áreas de cultivos de cañamiel.

Todos estos escenarios excluyeron áreas ambientalmente sensibles, que no pueden utilizarse para actividades agropecuarias o industriales, tales como la Amazonia y el Pantanal.

Los análisis indicaron que el cultivo de la caña de azúcar para la producción de etanol podría expandirse entre 37,5 millones y 116 millones de hectáreas en los tres escenarios. De esta forma, el etanol obtenido de la caña dulce podría aportar un equivalente del suministro de entre 3,63 millones y 12,77 millones de barriles de petróleo bruto por día en 2045 en el escenario estimado de cambio climáticos, al tiempo que se aseguraría la preservación de áreas de bosques y destinadas a la producción de alimentos.

De este modo, sería posible reducir entre un 3,8% y un 13,7% el consumo de petróleo bruto y entre un 1,5% y un 5,6% las emisiones globales netas de CO2 en 2045 con relación a los datos de 2014.