Notícia

Infobae América (Argentina)

El coronavirus infecta y se replica en las glándulas salivales, develan investigadores brasileños

Publicado em 08 julho 2021

El descubrimiento, a juicio de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo, puede ayudar a explicar por qué el SARS-CoV-2 es tan contagioso

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (Brasil) descubrieron, según en un estudio publicado en el Journal of Pathology, que el coronavirus infecta y se replica en las glándulas salivales.

“Este es el primer informe de la capacidad de un virus respiratorio para infectar y replicarse en las glándulas salivales. Hasta ahora se pensaba que solo los virus que causan enfermedades de alta prevalencia como el herpes usaban glándulas salivales como reservorios. El descubrimiento puede ayudar a explicar por qué el SARS-CoV-2 es tan contagioso”, dijo a Agência FAPESP Bruno Fernandes Matuck, candidato a doctorado en la Facultad de Odontología de la USP y autor principal de la investigación.

Y es que, el análisis de muestras de tres tipos de glándulas salivales obtenidas durante un procedimiento de autopsia mínimamente invasivo realizado a pacientes que fallecieron por complicaciones del COVID-19, mostró que los tejidos especializados en producir y secretar saliva sirven como reservorios para el nuevo coronavirus.

Este descubrimiento, a juicio de los científicos, ayuda a explicar por qué el virus es tan abundante en la saliva y ha permitido a los científicos desarrollar pruebas de diagnóstico basadas en la saliva para el COVID-19.

Debido a que el SARS-CoV-2 es altamente infeccioso en comparación con otros virus respiratorios, los expertos plantearon la hipótesis de que puede replicarse en las células de las glándulas salivales y, por lo tanto, estar presente en la saliva sin entrar en contacto con las secreciones nasales y pulmonares.

Investigaciones anteriores detectaron receptores ACE2 en los conductos de las glándulas salivales. La proteína de pico en SARS-CoV-2 se une a ACE2 para invadir e infectar células. Más recientemente, otros grupos de investigación realizaron estudios en animales que muestran que otros receptores además de ACE2, como la serina proteasa 2 transmembrana (TMPRSS2) y la furina, ambos presentes en las glándulas salivales, son objetivos del SARS-CoV-2.

Para probar esta hipótesis en humanos, se realizaron autopsias guiadas por ultrasonido a 24 pacientes que fallecieron por COVID-19, con una edad promedio de 53 años, para extraer muestras de tejido de las glándulas parótidas, submandibulares y salivales menores.

Las muestras de tejido se sometieron a análisis molecular (RT-PCR) que detectó la presencia del virus en más de dos tercios. La inmunohistoquímica, una forma de inmunotinción en la que los anticuerpos se unen al antígeno en la muestra de tejido, se activa un tinte y el antígeno puede verse al microscopio, también demostró la presencia del virus en el tejido.

Finalmente, el examen al microscopio electrónico detectó no solo la presencia del virus, sino también su replicación en las células y el tipo de orgánulo que utiliza para replicarse. “Observamos varios virus agrupados en las células de las glándulas salivales, lo que mostró que se estaban replicando allí. No estaban en estas celdas de forma pasiva”, sostuvo Matuck.

La boca como punto de entrada directo

Los investigadores ahora planean ver si la boca puede ser un punto de entrada directo para el SARS-CoV-2, dado que ACE2 y TMPRSS2 se encuentran en varias partes de la cavidad, así como en el tejido de las encías y la mucosa oral. Además, la boca tiene un área de contacto más grande que la cavidad nasal, que se considera la principal vía de entrada del virus.

“Vamos a asociarnos con investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en los Estados Unidos para mapear la distribución de estos receptores en la boca y cuantificar la replicación viral en los tejidos orales”, dijo Luiz Fernando Ferraz da Silva, profesor de FM-USP e investigador principal del proyecto.

“La boca podría ser un medio viable para que el virus ingrese directamente al cuerpo”, añadió Matuck.

Otra idea es averiguar si las personas mayores tienen más receptores ACE2 en la boca que las personas más jóvenes, dada la disminución de la secreción salival con la edad. Sin embargo, los investigadores encontraron una carga viral alta incluso en pacientes mayores, que tienen menos tejido salival. “Estos pacientes casi no tenían tejido salival, casi solo tejido graso. Aun así, la carga viral fue relativamente alta“, concluyó el especialista.