Notícia

Maestroviejo (Espanha)

Dos nuevos virus identificados en pacientes brasileños con sospecha de dengue

Publicado em 18 abril 2020

Por Karina Toledo, da Agência FAPESP

Se han identificado dos nuevas especies de virus en muestras de sangre tomadas de pacientes en la región norte de Brasil que tenían síntomas similares a los del dengue o el zika, como fiebre alta, dolor de cabeza intenso, erupción cutánea y manchas rojas en la piel. Uno pertenece al género Ambidensovirus y fue encontrado en una muestra recolectada en el estado de Amapá. El otro pertenece al género Chapparvovirus y se encontró en la sangre del estado de Tocantins. El estudio fue apoyado por la Fundación de Investigación de São Paulo – FAPESP. Los resultados se publican en la revista PLOS ONE .

«Lo que más nos sorprendió fue encontrar un virus Ambidenso en una muestra humana. Las especies virales de este género se han descrito solo en insectos, mariscos y otros invertebrados. Nunca en mamíferos», dijo Antonio Charlys da Costa, becario postdoctoral en la Universidad de São Paulo’s Medical School (FM-USP) y uno de los autores del estudio.

Según Costa, se han descrito diferentes especies de Chapparvovirus en otros mamíferos pero, nuevamente, nunca en humanos. «Sin embargo, aún no sabemos si estos virus fueron activos en los pacientes, y mucho menos si causaron los síntomas», dijo.

Para Eric Delwart, investigador principal del Instituto de Investigación Vitalant en los Estados Unidos y supervisor del proyecto, los científicos pueden usar estos hallazgos para investigar si hay virus nuevos en otras personas de la región o en otras poblaciones y si existe un riesgo de difusión.

«Hasta ahora no se ha encontrado evidencia de que estos virus se hayan propagado o de que sean patógenos», dijo Delwart. «Sin embargo, es científicamente interesante que el virus Ambidenso se haya detectado en huéspedes humanos. El descubrimiento muestra cuán poco sabemos sobre la capacidad de ciertos virus para infectar diferentes tipos de células».

Delwart también enfatizó la importancia de volver a analizar muestras clínicas existentes en estudios epidemiológicos de posibles virus emergentes. En el estudio discutido aquí, las muestras analizadas fueron recolectadas originalmente por laboratorios centrales de salud pública (LACEN) en varios estados de Brasil como parte de sus actividades de vigilancia de rutina.

Diversidad viral

La identificación de la nueva especie fue posible gracias a una técnica conocida como metagenómica, que implica la secuenciación concomitante de todo el material genético en una muestra completa de sangre, orina, saliva o heces, incluyendo cada uno de los microbios que existen dentro de ella. La técnica también se puede utilizar, por ejemplo, para estudiar todas las bacterias y hongos en el suelo de una región o para mapear las diferentes especies en la microbiota intestinal de una persona. Una vez que se han extraído y secuenciado todos los ácidos nucleicos de una muestra, se utilizan herramientas bioinformáticas para comparar los resultados con las secuencias del genoma conocidas descritas en las bases de datos.

Costa aprendió la metodología durante su doctorado. investigación, mientras estaba en una pasantía en el laboratorio de Delwart. El supervisor en Brasil fue Ester Sabino, profesor de FM-USP que dirigió el Instituto de Medicina Tropical de la universidad (IMT-USP) entre 2015 y 2019.

El artículo PLOS ONE informa los resultados de los análisis de 781 muestras recolectadas entre 2013 y 2016. Se encontraron Anellovirus en el 80% de los pacientes, mientras que el 19% contenía pegivirus humanos tipo 1 (HPgV-1). No se cree que ninguno de los géneros cause patologías significativas. En el 17%, los investigadores detectaron el parvovirus B19, que causa eritema infeccioso (síndrome de la mejilla abofeteada o quinta enfermedad), una enfermedad infantil común caracterizada por fiebre leve y erupciones en la cara, brazos, piernas y tronco.

Las especies virales que nunca se habían descrito, ambas pertenecientes a la familia Parvoviridae, se encontraron en solo dos de las muestras. Las muestras de plasma fueron proporcionadas por los LACEN para los estados de Amapá, Tocantins, Paraíba, Maranhão, Mato Grosso do Sul, Piauí y Maranhão.

«El estudio continúa, y en total hemos recibido 20,000 muestras para análisis. Nos envían muestras que dan negativo para dengue, zika y chikungunya. En nuestro laboratorio en IMT-USP, realizamos pruebas moleculares para detectar otros flavivirus conocidos [que causan fiebre amarilla o fiebre del Nilo Occidental, por ejemplo], alfavirus [incluido el virus Mayaro y varias especies que causan encefalitis] y enterovirus [que pueden causar enfermedades respiratorias y síndrome de manos, pies y boca, entre otros]. Si no encontramos ninguno, pasamos al análisis metagenómico «, dijo Costa.

El objetivo del proyecto, agregó, es describir la diversidad viral que se encuentra en Brasil e identificar las especies que pueden estar causando enfermedades en humanos sin ser notadas en medio de brotes de enfermedades causadas por arbovirus.

Un estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases en 2019, por ejemplo, informó sobre un brote oculto de parvovirus B19 durante una epidemia de dengue en 2013-14. El investigador principal fue el virólogo Paolo Zanotto, profesor de la Universidad de São Paulo. El estudio fue apoyado por FAPESP.

«Este es un caso significativo desde el punto de vista de la salud pública. Si infecta a mujeres embarazadas, el parvovirus B19 puede causar problemas graves en sus fetos», dijo Costa.

Próximos pasos

Se requerirán más estudios detallados para determinar si los dos nuevos virus descritos son un peligro para la salud humana.

«Intentamos y no pudimos infectar cultivos celulares en el laboratorio, ya sea porque estos virus no infectan el tipo de célula utilizada en el experimento o porque las partículas virales contenidas en las muestras que analizamos ya no eran viables. No sabemos «, Dijo Costa.

Sin embargo, el grupo obtuvo una segunda muestra del virus identificado en el paciente de Tocantins (un virus de chapparvovirus) y ahora está desarrollando una prueba serológica. «La idea es ver si este paciente y su familia tienen anticuerpos contra este microorganismo, en cuyo caso fueron infectados en el pasado y produjeron una respuesta contra el virus «, dijo Costa.

Más información: Elizabeth Fahsbender et al, Viroma plasmático de 781 brasileños con síntomas inexplicables de infección por arbovirus incluyen un nuevo parvovirus y densovirus, PLOS ONE (2020). DOI: 10.1371 / journal.pone.0229993