Notícia

El Grafico del Sur (República Dominicana)

Dispositivos ayudan a prever convulsiones y en el tratamiento de pacientes con epilepsia

Publicado em 04 julho 2019

Por Maria Fernanda Ziegler  |  Agência FAPESP

Unos investigadores de Australia están desarrollando dispositivos electrónicos para su implantación en pacientes con epilepsia. El objetivo consiste en prever convulsiones, detectar los patrones de frecuencia de las crisis e incluso transportar medicamentos con el fin de evitar nuevos episodios. Estos aparatos aún no se comercializan, pero algunos de ellos se encuentran en fase de ensayos en humanos.

La epilepsia afecta a alrededor del 1% de la población mundial. Empero, aun así, sigue envuelta en estigmas y misterios. Por algún motivo genético o ambiental, un conjunto de células del cerebro permanece extremadamente activo, a punto tal que las señales eléctricas se desorganizan completamente. Ese descompás culmina muchas veces en una pérdida de memoria y en convulsiones.

“La epilepsia no es una enfermedad rara y genera incontables efectos en la vida de las personas. Por eso los pacientes deben saber que se trata de un problema eléctrico en el cerebro, pasible de prevérselo, monitoreárselo y tratárselo. Esto le quita todo el misterio a la enfermedad que, para desdicha de los pacientes, está envuelta en ignorancia y supersticiones”, dijo el científico australiano Mark Cook, docente de la Universidad de Melbourne y director del Departamento de Neurología del St. Vincent’s Hospital, en Australia.

El investigador participó en el mes abril en el Sextoº Congreso del Instituto de Investigaciones en Neurociencias y Neurotecnología – BRAINN, en la Universidad de Campinas (Unicamp), Brasil. El BRAINN es uno de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (CEPIDs) financiados por la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo – FAPESP.

En su conferencia, Cook presentó los nuevos dispositivos que, según dijo, podrán darles una mejor calidad de vida a las personas con epilepsia en el futuro. También se refirió a los últimos resultados de sus investigaciones sobre los patrones de las convulsiones en pacientes portadores de la enfermedad.

“Cada paciente tiene un patrón específico, ya lo hemos probado. ¿Imagínese entonces si podemos prever cuando surgirá uno de esos episodios? Las personas podrían protegerse quedándose en casa y acompañadas, en lugar de hacer alguna actividad de riesgo ese día específico”, declaró Cook.