Notícia

Latinos Post (EUA)

Descubren Nueva Araña Del Señor De Los Anillos En Brasil: El Arácnido También Es Ciego Y Vive En Cuevas

Publicado em 25 novembro 2015

Cuando nos dicen que hay una nueva especie de araña cuyo nombre está inspirado en un personaje de "El Señor de los Anillos", nuestro estómago se revuelve pensando que se trata de un arácnido gigante como Shelob, quien trató de cazar a Frodo en su viaje.

Afortunadamente no es así y esta nueva especie de araña porta el nombre de Iandumoema smeagol, ya que vive en cavernas y es ciega.

La smeagol proviene de la orden de los opiliones ("murgaños") y de la clase de los arácnidos, parientes lejanos de las arañas, de las que se diferencia por no tener estrechamiento en la cintura ni glándulas venenosas.

Es la tercera especie del género Iandumoema descubierto en Brasil y en el mundo y, pese a también vivir en ambientes subterráneos, se diferencia de las otras dos por no tener ojos, informó la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), la entidad que financió el proyecto.

La especie fue descubierta en el fondo de la Toca do Geraldo, una caverna en Monjolos, municipio en el estado de Minas Gerais al sudeste de Brasil.

Además de no tener ojos, la nueva especie se caracteriza por no tener pigmentación y medir unos 0.5 centímetros. Otra característica que la diferencia de otras especies del mismo género es que dos de sus cuatro pares de piernas llegan a medir más de 2.5 centímetros.

"Su nombre coincide con su biología", mencionó el experto de arácnidos Christopher Buddle de la Universidad McGill en Canadá, refiriéndose al hecho de que smeagol pasó años aislado en una caverna. De una manera similar, el arácnido perdió la mayor parte de su pigmentación tras generaciones de vivir en la humedad de las cavernas oscuras.

"Me encanta El Señor de los Anillos. Leí la novela antes de ver las películas. Siempre quise bautizar un animal con el nombre de un personaje de la saga", admitió María Elina Bichuette una de las investigadoras en el hallazgo.

Los investigadores encontraron otros ejemplares de la nueva especie, en menor número, en otra caverna ubicada a 4.6 kilómetros de la Toca do Geraldo lo que, en su opinión, indica que las dos grutas pueden tener algunas conexión.