Notícia

Pysnnoticias (Peru)

Científicos descubren por el engaño que antibiótico antiguo puede tratar el Parkinson

Publicado em 26 fevereiro 2017

Un antibiótico utilizado desde hace más de medio siglo contra las infecciones bacterianas pueden ayudar en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

Según un estudio publicado este mes en la revista Scientific Reports, el antibiótico doxiciclina puede ser indicado en dosis más bajas para tratar la enfermedad degenerativa, porque reduce la toxicidad de una proteína llamada alfa-sinucleína, que daña las células del sistema nervioso central.

La muerte de las neuronas de la dopamina, productores del neurotransmisor dopamina, está relacionada con síntomas de Parkinson, como temblores, lentitud de los movimientos voluntarios y la rigidez. No hay actualmente medicamentos capaces de impedir que este proceso degenerativo progrese.

La investigación contó con el apoyo de la Fundación FAPESP, de São Paulo, en Brasil, y con la participación de los tres científicos brasileños, vinculados a la Universidad de São Paulo (USP): Elaine Del-Bel, de la Facultad de Odontología de Ribeirão Preto (PEQUEÑA), Leandro R. S. Barbosa y Manuel Itri, ambos del Instituto de Física (IF), en la capital.

“Tenemos datos animadores de experiencias en los conejillos de indias, y una gran esperanza de que el efecto neuroprotetor también puede ser observado en pacientes humanos. Tal tratamiento podría impedir la evolución de la enfermedad de Parkinson y, por lo tanto, tenemos la intención de iniciar en breve un ensayo clínico”, dijo Elaine Del-Bel en una entrevista a la Agencia FAPESP.

El descubrimiento ocurrió hace cinco años, cuando Gonzalo Lazzarini, ex-alumno de Del-Bel, realizó un post-doctorado en el Max Planck Institute of Experimental Medicine, en Alemania.

Para estudiar posibles alternativas terapéuticas contra el Parkinson en los conejillos de indias, el equipo recurrió a la altura de un modelo consagrado para inducir a los animales a una condición similar a la enfermedad humana.

El método consiste en administrar una neurotoxina – a 6-idroxidopamina (6-OHDA) – que es la causa de la muerte de los neuónios de la dopamina.

“Para nuestra sorpresa, los 40 animales que recibieron la 6-OHDA, sólo 2 han desarrollado síntomas de parkinson, mientras que los demás permanecieron saludables“, explica el científico.

“Una técnica de laboratorio se dio cuenta de que ellos habían sido alimentados por error con una ración que contiene la doxiciclina. Empezamos entonces a investigar la hipótesis de que la sustancia podría haber protegido a las neuronas”, contó Del-Bel.

El equipo repitió la experiencia y añadió un segundo grupo de animales, que, en vez de recibir a la doxiciclina, a través de la ración, fue tratado con inyecciones de antibiótico.

“Fue un éxito en los dos casos. Se han publicado los resultados en la revista Glia, en el 2013, lo que sugiere que, en dosis sub-antibióticas, la doxiciclina podría tener un efecto anti-inflamatorio, protegiendo a las neuronas de la dopamina”, contó Del-Bel.