Notícia

People's Daily (China)

Científicos brasileños desarrollan tecnología para tratar cáncer rectal

Publicado em 13 dezembro 2012

Investigadores brasileños descubrieron un marcador molecular para evitar cirugías innecesarias en pacientes de cáncer de recto, informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investigación en el estado de Sao Paulo (Fapesp), institución que financió el proyecto.

El marcador, identificado mediante análisis genéticos de un grupo de personas con cáncer de recto, permite establecer si un paciente consiguió curarse con el tratamiento convencional de quimioterapia y radioterapia, y si, por tanto, ya no necesita ser sometido a intervención quirúrgica.

El marcador genético fue descubierto por investigadores del Instituto Ludwig de Investigación sobre el Cáncer y del Centro de Oncología Molecular del Hospital Sirio-Libanés, informó Fapesp.

El tratamiento convencional para el cáncer de recto es una terapia que combina la aplicación de la quimioterapia y la radioterapia, que puede reducir el tamaño del tumor, con una cirugía invasora y de alto impacto en la calidad de vida del paciente, ya que puede provocar disfunción sexual e incontinencia urinaria.

Pero una gran parte de los pacientes responde bien a la radioterapia y la quimioterapia y no necesitaría la cirugía.

El objetivo de los investigadores es desarrollar una prueba molecular que permita identificar cuáles pacientes no necesitan la cirugía.

Según la directora del Instituto Ludwig, Anamaria Aranha Camargo, cerca de un 30 por ciento de los pacientes responde bien a las terapias y no requiere cirugía.

"Ese porcentaje puede llegar al 60 por ciento dependiendo del protocolo usado. Por eso necesitamos herramientas eficaces para diferenciar cada caso", asegura Camargo.

Actualmente los pacientes son evaluados mediante exámenes serológicos, toque retal y exámenes de imagen, pero ninguna de esas técnicas permiten establecer con seguridad si el tumor desapareció.

Para identificar el marcador, los investigadores establecieron la secuencia genética del tumor de siete pacientes y determinaron técnicas para rastrear las diferentes alteraciones cromosómicas en muestras de sangre.

"Si el examen molecular detecta la presencia del ADN alterado, se trata de una señal de que aún hay células tumorales. Si el resultado es negativo, es posible decir que la enfermedad fue superada, lo que no impide que el paciente se someta a pruebas periódicamente para confirmar el diagnostico", según la especialista.

El método fue probado con éxito en dos de los siete pacientes cuyo genoma fue estudiado y permitió identificar un pacientes que requería la cirugía y otro que había sido sometido a una operación sin necesidad.

"Ahora tenemos que probar el examen en pacientes en los que hay dudas. Si conseguimos reunir evidencias de que el método tiene realmente utilidad clínica, el próximo paso será probarlo en una muestra mayor de pacientes", agregó.