Notícia

Universia España (Espanha)

APESP orienta el 52% de sus recursos hacia estudios con impacto económico y social

Publicado em 21 agosto 2015

Con ingresos por valor de 413,57 millones de $ purchasing power parity (paridad de poder adquisitivo o PPP, por sus siglas en inglés) en 2014, la FAPESP destinó $ PPP 390,08 millones a investigaciones científicas y tecnológicas desarrolladas en el estado de São Paulo, según datos del Relatório de Atividades 2014, el informe de actividades de la Fundación, presentado el pasado 22 de julio en su sede, con una exposición de reproducciones de obras de la artista plástica Maria Bonomi que ilustran la publicación.

El informe muestra que el 82% de los recursos que componen los ingresos de la Fundación fue transferido por el Tesoro Estadual. Ese giro del Tesoro está estipulado en la Constitución y equivale al 1% de la recaudación tributaria del estado de São Paulo.

El resto de los ingresos se compone de recursos propios, referentes a ingresos patrimoniales y a otras fuentes de recursos, tal como es el caso de los convenios destinados a la financiación conjunta de investigaciones en las cuales algunos socios deciden girar los recursos para que la FAPESP administre su desembolso.

“Pese a la desaceleración de la actividad económica registrada en 2014 en Brasil, que la afecta, la FAPESP fue capaz de mantener sus compromisos y cumplir con su misión de apoyar, para el bien de la sociedad, el desarrollo de la investigación científica en nuestro estado”, dice el presidente de la Fundación, Celso Lafer.

En 2014, la FAPESP recibió 18.286 solicitudes de apoyo a proyectos de investigación. Se suscribieron 11.609 nuevos contratos de apoyo, cuyos pedidos se concretaron durante el año y en años anteriores, y se encontraban en ejecución las concesiones de 11.197 becas.

La dirección de los recursos

El 52% de las inversiones se destinó a investigaciones con claro potencial de aplicación en el marco de 15 programas, entre ellos los que estimulan la investigación innovadora en pequeñas empresas, los que promueven la asociación entre empresas y universidades y los que apoyan estudios destinados a dar sustentación a la formulación de políticas públicas en áreas tales como Salud, Educación y Medio Ambiente.

Otra parcela significativa (el 41%) de los recursos fue hacia 12 modalidades de fomento que apuntan al avance del conocimiento. Son programas que apoyan la formación de recursos humanos y estimulan la investigación académica. Y el 7% se invirtió en programas volcados a la infraestructura de investigación, para asegurar la continuidad con excelencia de los estudios científicos en el estado de São Paulo.

En 2014, aproximadamente un tercio de los recursos ($ PPP 128,65 millones) se destinó a investigaciones en el área de Salud. “Históricamente, es el área que más ha recibido recursos, en virtud de la gran cantidad de científicos que se dedican a ella en São Paulo y la consiguiente mayor demanda de proyectos en ese campo”, dice Lafer.

Las restantes áreas del conocimiento que más recursos recibieron fueron Biología, con un 15.87% ($ PPP 71,47 millones); Ciencias Humanas y Sociales, con el 10,44% ($ PPP 47,01 millones); Ingeniería, con 10,27% ($ PPP 46,26 millones), y Agronomía y Veterinaria, con el 8,21% ($ PPP 36,99 millones).

Con todo, fue Astronomía la que logró el incremento más significativo de recursos: un 290% más que en 2013, fundamentalmente debido a la integración de la FAPESP al consorcio internacional del Giant Magellan Telescope (GMT), que construirá el observatorio y la estructura mecánica del megatelescopio que se instalará en los Andes chilenos.

“La FAPESP invertirá 40 millones de dólares en ese proyecto durante los próximos 10 años, lo que equivale a alrededor del 4% del costo total estimado. Esa inversión les asegurará el 4% del tiempo de operación del GMT a trabajos a cargo de científicos de São Paulo, además de un asiento en el consejo del consorcio. Y se están generando oportunidades para la industria de São Paulo. La operaciones científicas en el telescopio comenzarán en 2021, lo cual expandirá alrededor de 30 veces el volumen de información accesible desde los telescopios actualmente en operación”, dice Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP.

Las tres universidades públicas estaduales se quedaron con el 75% de la erogación de la FAPESP en el año: $ PPP 214,19 millones para la Universidad de São Paulo (USP), $ PPP 60,39 millones para la Universidade Estadual Paulista (Unesp) y $ PPP 27,59 millones para la Universidad de Campinas (Unicamp).

Los científicos de los institutos estaduales de investigación recibieron el 5% del total. Los principales centros contemplados fueron el Instituto Butantan, el Instituto del Corazón (Incor) del Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina de la USP, la Fundación Hemocentro de Ribeirão Preto, el Instituto Agronómico (IAC) y el Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (Ipen).

Los proyectos de instituciones federales de educación superior e investigación con sede en São Paulo recibieron el 12% del total, con relieve para la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp), la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar) y los institutos vinculados al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI).

La investigación científica colaborativa

Para aumentar el impacto académico de la ciencia producida en São Paulo, la FAPESP se vale de mecanismos tendientes al desarrollo conjunto de investigaciones entre científicos brasileños y extranjeros, especialmente aquéllos que se encuentran en la punta del conocimiento científico.

Modalidades de fomento de la investigación científica tales como los programas Jóvenes Investigadores y São Paulo Excellence Chairs (SPEC), hacen posible la llegada de científicos de primera línea provenientes del exterior para crear núcleos de estudios en universidades paulistas.

Las reuniones científicas también constituyen una oportunidad para atraer a Brasil a científicos de renombre. En 2014 se seleccionaron cuatro propuestas para la Escuela São Paulo de Ciencia Avanzada (ESPCA), una modalidad que crea la oportunidad para que científicos de São Paulo organicen eventos que implican la llegada al estado de investigadores de alta visibilidad mundial y que así doten de visibilidad a los programas de doctorado, y se abran oportunidades de pasantías de posdoctorado en São Paulo, especialmente para aspirantes de otros países y regiones.

En el año se concretaron cuatro de las seis propuestas seleccionadas en 2013, entre ellas la ESPCA organizada por la Facultad de Economía, Administración y Contabilidad de la Universidad de São Paulo (FEA-USP), que trajo al país a cuatro científicos laureados con el premio Nobel: el matemático John Nash, de la Princeton University (Nobel de Economía 1994), fallecido en mayo de este año, y tres premios Nobel de Ciencias Económicas: el matemático Robert Aumann, de la Hebrew University of Jerusalem, en Israel (Nobel de Ciencias Económicas 2005), y los economistas Eric Maskin (2007), de la Harvard University, y Alvin Roth (2012), de la Stanford University.

Las becas y las ayudas específicas también favorecen el intercambio académico. En el año quedaron contemplados 2.557 nuevas propuestas de intercambio, 2.441 en las modalidades regulares y 116 en el ámbito de acuerdos de cooperación. En general, los principales destinos elegidos son, por orden de preferencia: Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, España, Alemania, Canadá, países de Latinoamérica y el Caribe e Italia. Las Becas de Pasantía de Investigación en el Exterior (BEPE, por sus siglas en portugués) fueron las que registraron la mayor cantidad de proyectos contratados, 984.

Internacionalización

“La investigación científica en el mundo globalizado, hoy más que nunca, no se encuentra territorializada. Una de sus dimensiones es la operación en red. De allí la intensificación de la diplomacia de la ciencia orientada hacia los acuerdos de cooperación internacional, incluso porque la generación del conocimiento no se circunscribe a pocos centros, pues la ciencia opera en un mundo más nivelado, que requiere mayor interconexión entre científicos de todas las regiones y procedencias. De allí el empeño en la internacionalización de la FAPESP al que me vengo dedicando en mi carácter de presidente”, dice Lafer.

En el transcurso de 2014, estaban en vigor 160 alianzas firmadas con agencias de fomento científico, universidades, institutos de investigación y empresas, entre otras entidades nacionales e internacionales. De éstas, la mayoría se refiere a acuerdos internacionales. Solamente en 2014 se suscribieron 40 nuevas colaboraciones con organizaciones de 23 países de Europa, América del Sur, América del Norte y Asia. Sumadas a los 10 acuerdos firmados hasta mayo de 2015 y a los suscritos en años anteriores, se llega a un total de 134 acuerdos internacionales.

“Nuestro objetivo consiste en expandir la capacitación de los científicos de São Paulo en todos los campos, para consolidar la ventaja comparativa del valor agregado del conocimiento que singulariza a nuestro estado en Brasil. De este modo, por su efecto irradiador en la vida nacional, contribuimos a ampliar la capacidad de Brasil para afrontar sus desafíos”, añade Lafer.

Resultados de algunas de las investigaciones que están en marcha en el marco de esos acuerdos de cooperación han cobrado visibilidad académica y en los medios durante las ediciones de la FAPESP Week 2014, realizadas en China (Pekín), Alemania (Múnich) y Estados Unidos (California). Esos tres eventos reunieron a 418 científicos e inspiraron 238 noticias en medios de comunicación brasileños e internacionales.

El objetivo de este formato de seminario que la FAPESP realiza desde 2011 en el exterior, en colaboración con instituciones de países conocidos por la alta calidad de sus investigaciones científicas, consiste en presentar ante una platea calificada los principales hallazgos de los estudios colaborativos realizados entre científicos brasileños y extranjeros, como así también acercar a los estudiosos con intereses comunes o complementarios que puedan concretar nuevas colaboraciones científicas.

En cinco años, la FAPESP Week ha sido realizada en ciudades tales como Washington DC, Morgantown, Cambridge, Charlotte, Raleigh y Chapel Hill (EE.UU.), Toronto (Canadá), Salamanca y Madrid (España), Tokio (Japón) Pekín (China), Londres (Reino Unido) y Múnich (Alemania). En 2015 se realizó en Buenos Aires (Argentina) y en Barcelona (España).

En Londres y en Boston (EE.UU.), la FAPESP presentó oportunidades de investigación y posdoctorado en São Paulo a jóvenes científicos extranjeros durante la Naturejobs Career Expo 2014, una de las principales ferias de oportunidades de trabajo del área científica, realizada por la revista Nature.

Uno de los resultados de este esfuerzo de internacionalización es el aumento de la atracción de posdoctores extranjeros, que son acreedores del 17% de becas posdoctorales de la FAPESP en Brasil.

Otro efecto puede evaluarse de acuerdo con la creciente cantidad de visitas de delegaciones internacionales a la FAPESP, interesadas en el modelo de fomento de la Fundación y en las posibilidades de colaboración. En 2014, visitaron la FAPESP delegaciones de Sudáfrica, Alemania, Canadá, Etiopía, Estados Unidos, Francia, Holanda, Irán, Japón, Perú, Portugal, el Reino Unido y Tailandia.

La innovación

En la pequeña empresa, se estimula la innovación a través del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE), que recibió fondos por un valor 51,77% más alto que en 2013, y por un monto total de $ PPP 9,17 millones. El interés de las empresas en esta modalidad de fomento y la calidad de las propuestas presentadas pueden confirmarse con el crecimiento del 8,98% en la cantidad de proyectos contratados y con la cantidad de participantes en los eventos denominados Diálogo sobre Apoyo a la Investigación para la Innovación en la Pequeña Empresa. Más de 500 microempresarios y científicos con ideas innovadoras participaron en dichos eventos, realizados en la FAPESP para despejar dudas sobre cómo presentar una propuesta de investigación.

Por medio del Programa de Investigación en Asociación para la Innovación Tecnológica (PITE) se apoyan proyectos que son producto de colaboraciones entre científicos de instituciones de investigación con sede en el estado de São Paulo y empresas. Es en el marco de este programa que se suscriben acuerdos de cooperación con empresas. En el año 2014, se encontraban en vigencia 16 acuerdos, 14 con compañías nacionales –los cuales incluían al suscrito con Biozeus Desenvolvimento de Produtos Biofarmacêuticos S.A., firmado en 2014– y estadounidenses.

El informe pone de relieve el lanzamiento –en noviembre de 2014– del Centro de Investigación en Ingeniería Profesor Urbano Ernesto Stumpf, que es el resultado de un acuerdo de cooperación suscrito entre la FAPESP y Peugeot Citroën de Brasil (PCBA) con la Universidad de São Paulo (USP), la Universidad de Campinas (Unicamp), el Instituto Tecnológico de Aeronáutica (ITA) y el Instituto Mauá de Tecnologia (IMT).

Este centro de investigación se orientará hacia el desarrollo de motores de combustión interna, adaptados o desarrollados específicamente para biocombustibles, y a estudios referentes a la sostenibilidad de los biocombustibles.

El informe también muestra que los programas permanentes de la FAPESP de investigación en bioenergía, biodiversidad y cambios climáticos globales han venido consagrándose como referentes nacionales e internacionales en lo que respecta al conocimiento sobre la expansión sostenible de biocombustibles, la variabilidad climática en Brasil y en el mundo, la comprensión de los biomas brasileños y el pasado de la Amazonia, entre otros temas.

Presentación oficial y exposición

La presentación del Relatório de Atividades 2014 de la FAPESP se concretó en simultáneo con la apertura de la exposición de 18 reproducciones de obras de la artista plástica Maria Bonomi, que ilustran la publicación. La muestra permanecerá abierta al público gratuitamente del 23 de julio al 27 de agosto, de 9:00 a 17:00.

Maria Bonomi es reconocida como uno de los grandes nombres de la historia del grabado brasileño. Nacida en Italia en 1935, llegó a São Paulo en 1946. Inició sus estudios artísticos en 1952 en el taller de Yolanda Mohalyi, por sugerencia de Lasar Segall. En 1955 tuvo su primer contacto con el grabado al convertirse en alumna de Lívio Abramo, y de ese encuentro surgió su intensa relación con esta matriz. Estudió también en Europa y en Estados Unidos.

La artista también produce escenarios y figurines para importantes obras teatrales desde 1960. Concluyó su doctorado en Poéticas Visuales en la ECA/ USP, en 1999. En su tesis muestra que el arte debe socializarse. Lo que importa para ella es llegar al gran público. Ejemplo de ello es el panel Epopeia Paulista, de 73 metros de extensión, instalado en 2005 en la Estación Luz (de trenes y subtes). Recibió diversos premios a lo largo de su carrera. Su postura política está representada en sus obras y repercutió en su vida. Recientemente trabajó en obras inéditas, expuestas en la Bienal de Artes Gráficas de Guanlan, en China.

“Maria Bonomi es una notable artista que exploró las fronteras de las artes plásticas y que le asigna al grabado la dimensión de escala compatible con su visión, su ética y sus aspiraciones. Siempre tuvo una preocupación con el arte público, por eso también tiene un enorme sentido tenerla en un informe público”, dice Lafer.

En ediciones anteriores, esta publicación les rindió homenaje a Francisco Rebolo, Aldo Bonadei, Lasar Segall, Tarsila do Amaral, Candido Portinari, Anita Malfatti, Arcangelo Ianelli, Tomie Ohtake y Renina Katz.

Tags: agencia FAPESP.